Estudian incentivos para depósitos

Lavagna afirmó que podrían tomarse pólizas en el extranjero para intentar que la gente vuelva a confiar en los bancos
Lavagna afirmó que podrían tomarse pólizas en el extranjero para intentar que la gente vuelva a confiar en los bancos
Jorge Oviedo
Luis Cortina
(0)
23 de junio de 2002  

El Ministerio de Economía está trabajando en el diseño de un nuevo instrumento financiero con el difícil objetivo de conseguir que la gente vuelva a confiar en colocar su dinero en los bancos. En una entrevista con LA NACION, el titular del Palacio de Hacienda, Roberto Lavagna, explicó que, entre las "nuevas ideas", está la posibilidad de que los bancos puedan ofrecer un seguro contratado en el exterior que le garantice al depositante sus ahorros en caso de que el banco entre en problemas o alguna disposición oficial (sin ir más lejos, como el actual corralito) le impida hacerse de su dinero.

El ministro también anticipó que esta semana anunciará medidas para reactivar la construcción y se mostró esperanzado en que el segundo semestre del año al menos sea "claramente distinto" del primero.

-¿El recalentamiento de la crisis regional podría ayudar a que el FMI cambie su visión sobre el contagio argentino y se muestre más proclive a un acuerdo?

-La idea de que problemas de otros nos pueden ayudar hay que descartarla. La sabiduría popular ya lo dijo: "Mal de muchos, consuelo de tontos". A nosotros lo que nos va a ayudar en serio es una región, y básicamente un socio estratégico que es Brasil, que ande muy bien y que nos ayude a ir adelante.

-¿Qué modelo se imagina para que vuelvan los depósitos a los bancos? Hoy parece una utopía pensar que alguien deposite sus dólares en el sistema.

-Bueno, ésta no es la primera crisis que hay en la Argentina, y en algún punto la confianza siempre vuelve. Seguramente los montos de otras épocas eran distintos, pero es el mismo caso. Que vuelva la confianza depende de alguna manera del Gobierno, que se decida a hacer frente al tema del gasto público depende de la actitud de los bancos. Una de las virtudes que le vemos al sistema que acabamos de armar con el decreto 905 es que pone de vuelta a los bancos en contacto con los que deben ser sus clientes y no sus rehenes. El proceso está arrancando. Y depende de algunas nuevas ideas, que tenemos todavía en borrador, que incluyen la posibilidad de tomar algún tipo de seguro económico y legal externo para los depositantes. Sería un seguro que el depositante tomaría en el exterior sobre un depósito local que no corra el riesgo de que en otros diez años se vuelva producir una crisis de esta naturaleza.

-¿Y en lo legal?

-Se trataría de que la jurisdicción que rija una operación sea externa, con la posibilidad de hacer un reclamo judicial afuera. Pero en los dos casos la idea fundamental es que el depósito sea hecho y se preste en la Argentina.

-¿Cuándo hay reactivación? Para el 9 de julio falta poco...

-Lo importante es que está claro que tenemos que poder empezar a discutir de otros temas, más allá de simplemente remover escombros, como es resolver el corralito/corralón, acordar con el Fondo. Debemos discutir sobre el edificio que queremos construir. No es que no se esté haciendo. En esta semana estuve dos mediodías enteros en el Ministerio de la Producción terminando de definir el acuerdo con Brasil para la industria automotriz, entre otras cosas. Creo también que hay que discutir mucho sobre la variable consumo, ver cómo se regenera el poder adquisitivo, ver cómo aprovechar el impacto cambiario sobre la exportación, hoy sin aprovecharlo plenamente. Parte del acuerdo con el Fondo incluye un crédito de otros organismos por 1800 millones de dólares para prefinanciación de exportaciones. Habrá que volver a discutir más activamente sobre el Mercosur, como palanca de reinserción internacional. Todo esto debería ayudarnos a afianzar una reactivación, que no quiero decir que ha comenzado porque puede sonar mal.

-Se refiere a los últimos datos sobre producción industrial.

-Sí, los datos objetivos indican que por primera vez desde fines del 99 hay dos meses seguidos de producción hacia arriba, un mes contra el anterior. ¿Esto es una tendencia firme? Por ahora yo sería prudente. Pero es cierto que por primera vez se da este proceso. Esto a pesar de que hay dos sectores clave que aún no han arrancado, que son la industria automotriz y la de la construcción. Sobre este tema esta semana va a haber anuncios de medidas.

-¿De qué tipo?

-Son medidas que permitirán movilizar las obras que actualmente están paralizadas. Hoy ni siquiera estamos utilizando el relativamente escaso presupuesto de obra pública, sencillamente porque la gente ha optado por paralizar las obras frente al hecho nuevo de la modificación de costos por la devaluación y precios totalmente fijos. Esto requiere algún tipo de actualización de costos y tenemos un esquema prácticamente terminado. Todos estos factores deberían permitir que la segunda mitad del año sea claramente distinta de la primera. En todo caso la tendencia debería apuntar para arriba y no para abajo.

Contagio

  • La idea de que problemas de otros nos pueden ayudar hay que descartarla. A nosotros lo que nos va a ayudar en serio es una región, y básicamente un socio estratégico que es Brasil, que ande muy bien y que nos ayude a ir adelante.
  • Sistema financiero

  • Esta no es la primera crisis que hay en la Argentina, y en algún punto la confianza siempre vuelve. Seguramente los montos de los depósitos en otras épocas eran distintos, pero es el mismo caso. Que vuelva la confianza depende de alguna manera del Gobierno.
  • Reactivación

  • Hay que discutir mucho sobre la variable consumo, ver cómo se regenera el poder adquisitivo, cómo aprovechar el impacto cambiario sobre la exportación. Y habrá que volver a discutir más activamente sobre el Mercosur como palanca de reinserción internacional.
  • Obra pública

  • Esta semana va a haber anuncios de medidas vinculadas con la construcción. Son medidas que permitirán movilizar las obras que actualmente están paralizadas. Hoy ni siquiera estamos utilizando el relativamente escaso presupuesto de obra pública.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.