Opinión. Evitar la hegemonía legislativa será el desafío electoral