Excepciones para ancianos y enfermos

(0)
23 de enero de 2002  

El director del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Aldo Pignanelli, dijo ayer en declaraciones radiales que ya está prácticamente lista la circular de ese organismo que establecerá la nómina de excepciones a las restricciones monetarias del corralito bancario.

Pignanelli indicó que los exceptuados serán personas con edades que se determinarán entre los "75 y 80 años", y que también serán considerados los pacientes de enfermedades graves, aquellos que deban someterse a intervenciones quirúrgicas, y quienes hayan quedado con sus indemnizaciones por despido o accidente de trabajo inmovilizadas.

El funcionario precisó que, sin embargo, los depósitos encerrados en el corralito solamente se devolverán en efectivo a quienes lo requieran por enfermedad, en tanto para las restantes excepciones "podrán disponer (de sus ahorros) dentro de un esquema de cuenta a la vista en pesos".

La nómina de excepciones se estudia en consulta con jueces para determinar cuáles son los casos más comunes que solicitan el amparo de la Justicia para ser eximidos de las restricciones bancarias.

Pignanelli reconoció que "la frazada es corta y no puede tapar a todos".

La posición de Economía

Al anunciar la semana última las nuevas medidas destinadas a flexibilizar las restricciones al uso de fondos bancarios, que hoy finalmente se ponen en práctica, el Ministerio de Economía había adelantado que facultaba al BCRA a reglamentar sobre "casos específicos" de depósitos reprogramados.

El ministro de Economía, Jorge Remes Lenicov, adelantó el sábado último que el Banco Central estaba por habilitar una oficina para el estudio de los casos particulares. "La idea es flexibilizarlos", apuntó.

El funcionario se negó en esa ocasión a anunciar cuándo estaría habilitada la oficina del BCRA. "Es difícil decirlo porque hay que buscar la gente para ocuparla." Por su parte, la entidad monetaria confirmó su implementación, pero tampoco anunció en qué fecha empezará a funcionar.

Cajas de seguridad

La jueza federal María Servini de Cubría desmintió ayer mediante un comunicado la posibilidad de disponer una apertura forzosa de las cajas de seguridad de los bancos, en relación con la investigación que lleva adelante su juzgado por la presunta fuga de capitales al exterior. La magistrada calificó de "infundios que pueden alterar la tranquilidad pública" los rumores que en los últimos días aludieron a su supuesta intención de abrir cajas de seguridad. Servini de Cubría investiga si se giraron clandestinamente al exterior unos 20.000 millones de dólares antes de la imposición del corralito bancario en diciembre.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?