Exceptúan del corralito bancario a enfermos, ancianos e indemnizados

Las nuevas disposiciones regirán desde el martes; los bancos tendrán 5 días para definir si avalan el pedido de los clientes, salvo en el caso de los mayores de 75, que siempre dispondrán de sus fondos; el Banco Central fijó topes para cada caso
(0)
25 de enero de 2002  

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) anunció anoche las excepciones al corralito que regirán desde el martes próximo y el destino de los fondos remanentes para cada caso, que continuarán dentro del cronograma reprogramado de devolución de depósitos.

La medida beneficiará a las personas de 75 o más años, a quienes hayan cobrado una indemnización laboral, un seguro de vida por fallecimiento, incapacidad o accidente y a quienes necesiten someterse a una operación, tratamiento médico o deban adquirir medicamentos en el país o en el exterior.

El interesado deberá presentar su solicitud para quedar amparado por alguna de las excepciones ante la entidad bancaria en la que están depositados sus ahorros. En todos los casos deberá presentarse la documentación que demuestre la veracidad del pedido.

Desde el momento en que se presente la solicitud, el banco tendrá 5 días para decidir si concede el beneficio, salvo para los mayores de 75 años, en que se otorgará en forma automática. Pero de concederse el beneficio, el dinero en ningún caso se entregará "en mano".

Los fondos se depositarán en una cuenta bancaria "a la vista" abierta por el beneficiario o se girará a una cuenta bancaria en el país a la institución médica o farmacéutica correspondiente.

El Banco Central decidió además que los ancianos podrán solicitar que se gire todos sus ahorros a este tipo de cuentas. Pero sólo podrán extraer 1200 pesos por mes y el resto utilizarlo con tarjetas o cheques.

En el caso de los indemnizados, el monto se reducirá a $ 30.000, mientras que para quienes soliciten fondos para fines asistenciales en el país el tope máximo se restringirá a $ 5000.

Por el contrario, no se fijan montos para las operaciones quirúrgicas, tratamientos médicos o compra de remedios en el exterior. El interesado deberá pedir un presupuesto a la institución extranjera y, de conceder el banco el beneficio, los fondos se remitirán directamente a una cuenta fuera del país.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?