Eximieron a embajadas y consulados del decreto

No tendrán límites en la extracción
Jorge Elías
(0)
7 de diciembre de 2001  

Si los argentinos comenzamos a conjugar medio alterados el número 250 como verbo máximo de retiro semanal, o 1000 mensual, los cajeros automáticos, imagínese la situación de los extranjeros acreditados en embajadas y en consulados.

Voces de la embajada de los Estados Unidos dejaron trascender su malestar ante la inquietud generada por vencimientos inminentes de alquileres y de gastos fijos que, en su momento, habrían pactado en efectivo.

Esas quejas llegaron, por canales informales, al canciller Adalberto Rodríguez Giavarini. Y, como correlato de sus gestiones, el Banco Central dispuso que las representaciones diplomáticas y consulares extranjeras, los organismos internacionales, las misiones especiales y los funcionarios acreditados en el país quedaran excluidos de las restricciones del decreto que limita el retiro de fondos.

Convención de Viena

¿Un privilegio? No necesariamente. En su pedido al Banco Central, Rodríguez Giavarini invocó la Convención de Viena como resguardo para los extranjeros acreditados en el país.

La comunicación A 3377 del Banco Central indica que quedan excluidas de las limitaciones las cuentas corrientes, las cajas de ahorro y los depósitos a plazo fijo que pertenezcan a funcionarios, organismos y representaciones extranjeras en tanto las cuentas estén vinculadas con el ejercicio de sus tareas. En otra comunicación, la A 3388, quedan eximidos de autorización previa para las transferencias al exterior.

Fuentes diplomáticas confiaron a LA NACION que no hubo comunicación entre Rodríguez Giavarini y embajadores. En especial, aquellos que se mostraron inquietos con la conjugación del verbo 250 semanal. O, ahora, 1000 mensual.

Un rompecabezas argentino exclusivo para argentinos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.