Balance del viaje presidencial a los Estados Unidos: la disidencia interna argentina opacó la reunió. Faltó un mensaje de unidad política