Farinello: “Lo de anoche fue la respuesta de un pueblo hastiado”

Así lo manifestó el sacerdote y dirigente del Polo Social a LA NACION LINE; también admitió que la oposición no tiene la grandeza para proponer algo en conjunto
(0)
20 de diciembre de 2001  • 10:11

Tras una larga jornada de saqueos, cacerolazos y manifestaciones espontáneas, anoche Domingo Cavallo presentó su renuncia luego que la gente, frente al domicilio del titular de Economía, al Congreso y en Plaza de Mayo, pidiera a gritos que se vaya, y que el presidente Fernando de la Rúa decretara estado de sitio por 30 días.

En diálogo con LA NACION LINE, el sacerdote Luis Farinello manifestó su pesar por la tensión social que ayer se experimentó en la Argentina a la que consideró como “la respuesta de un pueblo hastiado”, y afirmó que “hay que tener valentía para proponer otra cosa”.

Identificado siempre con el sector más carenciado de la sociedad, el dirigente del Polo Social manifestó que los saqueos fueron una consecuencia espontánea de “la realidad angustiante y desesperante que hace que la gente tenga tanta bronca acumulada. Si los punteros o los militantes no tuvieran este trasfondo, no podrían organizar una cosa así. Lo de anoche fue la respuesta de un pueblo hastiado”.

Farinello también contestó a los que opinaban que los protagonistas de los saqueos eran delincuentes. “Simplemente son personas desesperadas. Hay cosas que se pueden entender cuando estás cerca de ellos. Cuando entrás a sus casas y ves lo que comen. Cuando uno esta cerca tiene una inmensa misericordia y todo se hace comprensible. Si estás lejos de esa realidad y viviendo con privilegios te van a parecer delincuentes”, comentó.

Consultado por el futuro del país tras la renuncia del titular de Hacienda, el párroco afirmó que “el asunto no es cambiar a un hombre por otro hombre que está en el mismo modelo. Hay que tener valentía para hacer otra cosa”.

Asimismo, admitió que no existe una oposición organizada que pueda canalizar los sentimientos de la gente. “ No veo en la oposición la grandeza necesaria para unificarse y proponer algo en conjunto. Por eso, todo esto puede ser inútil. Si es así, será una frustración más”, expresó.

Consultado por el estado de sitio decretado por el primer mandatario, opinó que espera que sea momentáneo porque si perdura va a pensar que “se eligió la represión”.

Finalmente, el sacerdote envió un mensaje optimista par las fiestas y declaró: “Nunca perdamos la esperanza y dejemos de respetar la vida”.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.