Fernández aseguró que el Gobierno va a concretar una profunda reforma política

El secretario general de la Presidencia declaró a LA NACION LINE que la transformación del Estado incluirá la cantidad, la calidad y los modos de selección de las personas que integrarán el Gobierno; además, pidió un “desprendimiento” de los distintos sectores
(0)
31 de enero de 2002  • 11:04

El secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández, declaró a LA NACION LINE que el Gobierno piensa instrumentar una reforma política profunda que abarque tres aspectos fundamentales: “la cantidad de personas que participan de la vida democrática, la calidad de esas personas y los mecanismos de selección.”

El funcionario también consideró que es una transformación necesaria y que todos los poderes van a participar de ella. “Aunque uno forme parte de este mundo político, es necesario que esto sea así”, expresó.

El ex ministro de Trabajo de la provincia de Buenos Aires también se refirió a las peticiones del Fondo Monetario Internacional, que recomendaron una flexibilización con límites a las restricciones financieras, al señalar que "el fin del corralito es un objetivo formal del gobierno".

“Seguramente, en los anuncios que se están por hacer, se habrá previsto la forma en que se puede compensar y resolver este tema. El gobierno está abocado a encontrar una solución”, aclaró el funcionario.

Respecto de los reclamos de la mesa del denominado Diálogo Argentino, que pidió gestos a los políticos, empresarios y banqueros, Fernández opinó que “si no hay desprendimiento de los sectores va a ser muy difícil acordar un punto específico” y trajo a colación el Pacto de la Moncloa, que según indicó “no nació como un pacto político sino como una convocatoria a resolver problemas de trabajadores y empleadores” y se materializó “por una excelente actitud política y un desprendimiento de los sectores”.

Además, el secretario aludió a la multiplicación de las protestas en contra del gobierno e indicó que no le presta atención “al hecho formal del cacerolazo sino al mensaje que lleva implícito”.

“Cuando se tiene políticas para resolver los problemas no hay que preocuparse por los efectos, que irán desapareciendo solos. Los reclamos no van a hacer renunciar a Duhalde. Deben preocuparse los que no tienen políticas para aplicar a las causas” que originaron las protestas, manifestó.

Finalmente, el funcionario se refirió a la marcha que el justicialismo tiene previsto realizar mañana para apoyar al Gobierno al expresar: “Así como nosotros entendemos el reclamo de quienes golpean las cacerolas porque están manifestando una bronca legítima y se reconoce el reclamo de los piqueteros que también manifiestan una necesidad que el gobierno reconoce, también hay un montón de gente que piensa que la forma de resolverlo es acompañando al gobierno. Es tan legítimo un planteo como el otro”.

Fuente: LA NACION LINE

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?