Fernández Meijide intenta conciliar con De la Rúa