Fernández Meijide: "UNEN tiene más chances de éxito que la Alianza"

La ex ministra propone un “gran acuerdo” programático; no descarta que sume a Pro
Jaime Rosemberg
(0)
22 de abril de 2014  

La gata Vainilla se interpone entre la cámara y Graciela Fernández Meijide, que festeja la movilidad de su mascota. "Sacale fotos a ella, que va a salir más linda que yo", dice la ex ministra de la Alianza a LA NACION mientras se acomoda en el sillón de su departamento en Belgrano. Dispuesta a hablar de política, la ex funcionaria confirma que irá hoy al teatro Broadway, donde se presentará en sociedad el nuevo frente de centroizquierda no kirchnerista. "Todo lo que sea avanzar en la construcción de institucionalidad lo veo con simpatía", afirmó la ex ministra, que desde el Club Político Argentino aboga por "soluciones consensuadas a viejos y nuevos problemas que se agravaron con este gobierno". La comparación con la experiencia de la Alianza, de la que fue parte, es obligada. "Van a tener una época mejor que la que tuvimos nosotros, y más chances de éxito", asegura, y no descarta una unidad de ese espacio con Pro.

-¿Qué expectativas le despierta la presentación del FAU?

-Todo lo que sea avanzar en la construcción de institucionalidad lo veo con simpatía. Me preocupa que hoy prácticamente no existan en el país los partidos políticos, cuando son pilares de cualquier democracia. A [Angela] Merkel le ha tocado hacer cosas de socialista y en Chile se han hecho alianzas que han rebasado enormemente lo que era cada partido original.

-Superaron lo que se esperaba de ellos?

-Es que el desafío (de gobernar) es demasiado grande. Y una sociedad en cambio permanente debe tener claro que se gobierna para todos. Le toque a quien le toque, si se tomaron acuerdos de políticas de Estado, en temas como la educación, la universidad, la inflación, vamos a estar mejor.

-Formó parte de la última experiencia de la Alianza? ¿Ve alguna semejanza con ésta?

-Son contextos diferentes, el Frepaso tenía un poco más de institucionalidad que varios de los partidos que integran esta alianza. La UCR se ha recompuesto, la crisis de 2001 deshizo al Frepaso, pero también a los radicales. Y la época que les tocó es mejor que la nuestra.

-¿Por qué?

-Suponiendo que UNEN o UNEN ampliado gane, no se va a encontrar con dos años de recesión como tuvimos nosotros, commodities que no valían nada, el mundo que no nos quería prestar un centavo. Y el peronismo, en la oposición, siempre ha sido muy duro. Me hago la ilusión de que todos hayamos aprendido: cuando al Gobierno le va mal, les va mal a todos.

-Carrió y varios radicales quieren acordar con Macri?

-Ellos verán, tendrán que solucionar el problema de las candidaturas. Ya lo tendrán que resolver dentro del propio UNEN, pero si sale bien puede ser fantástico? Una buena interna obliga a aclarar ante la gente qué es lo que uno quiere, toma visibilidad la fuerza y la sociedad participa más.

-O sea que no descarta que Macri pueda participar allí?

-Repito, no lo sé, ellos deberán ver si quieren o no. Lo que sí quiero es que todos puedan entender que solo ninguno va a poder. Sea por fuera o dentro de una alianza, hay que tomar compromisos para la toma de determinadas posiciones. Eso ayudará a que la gente vuelva a confiar en la política.

-¿Está terminado el kirchnerismo?

-Tal como lo conocemos ahora, se acabó. Pero va a seguir teniendo incidencia en votos, y a ellos no hay que dejarlos fuera de ningún acuerdo. Me aterraría que se dijera: "Con los kirchneristas no". ¡Otra vez amigo-enemigo no! Hay gente del kirchnerismo que es dialoguista, por supuesto también hay fundamentalistas, pero con ellos hay que esperar que crezcan y maduren (se sonríe).

-En el caso de los derechos humanos quedan deudas pendientes, como el caso Milani...

-En esto también hay que ponerse de acuerdo: la Justicia no puede tener varas distintas para medir situaciones similares. Hoy hay compañeros de Milani que han sido condenados por ser partícipes necesarios en detenciones, mientras que queda más que claro que él sabía que (el conscripto Alberto) Ledo había desaparecido. En su momento, la Justicia creyó en mí, ¿por qué yo tengo razón y la mamá de Ledo no? Los dos merecen ser escuchados y que se respete al hijo, porque los derechos de los desaparecidos también deben ser respetados.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.