Fernández rechazó las duras críticas de la prensa norteamericana