Fernando "Chino" Navarro: "Nuestra apuesta es el conflicto en la calle"

El diputado, que oficializó la ruptura con La Cámpora en la Legislatura bonaerense, dice que el FPV es "una herramienta agotada" y confía en el crecimiento del Movimiento Evita
María José Lucesole
(0)
14 de mayo de 2016  

Fernando ''chino'' Navarro
Fernando ''chino'' Navarro Crédito: Santiago Hafford

La plata.- El diputado Fernando Navarro ya no está en el bloque oficial del Frente para la Victoria (FPV). Ahora, desde el llano, el referente del Movimiento Evita apuesta "a la calle, al conflicto en el marco de la legalidad. Ésa es nuestra apuesta", afirma.

Navarro oficializó ayer la ruptura con el espacio que conduce La Cámpora en la Cámara de Diputados bonaerense. "El Chino", como lo conocen todos, se fue junto a otros cinco compañeros peronistas debido a que "existen puntos de vista no siempre coincidentes".

El dirigente que fuera férreo defensor de Néstor Kirchner admite que "el Frente para la Victoria es una herramienta legal agotada". Cree, además, que Cristina Fernández de Kirchner "decidió no tener conducción táctica" y opina que "nuestra tarea es reemplazarla".

Para la reconstrucción, Navarro visualiza un nuevo frente que se rearme con base en el peronismo. El nuevo bloque que conformó tiene en su denominación todos estos símbolos: se llama Bloque Peronista para la Victoria-FPV.

"De algún modo queremos recordar a todos que el peronismo será el instrumento eficaz del pueblo argentino para construir una sociedad fundada en la justicia social", explica Navarro.

En el despacho, donde ya no hay fotos de Néstor ni de Cristina Kirchner y los retratos se limitan a Perón y Evita, Navarro se dispone a una entrevista con LA NACION mientras afuera retumban las bombas de estruendos de trabajadores que marchan a la Legislatura para protestar.

Navarro sostiene que los peronistas de la provincia buscarán votar una ley antidespidos si no se vota una ley similar en el Congreso nacional. Los peronistas, que antes tenían un bloque de 36 diputados -denominado FPV- ahora están fracturados en tres. Y son clara minoría: no tienen poder para votar por si solos una ley que no acepte la gobernadora María Eugenia Vidal.

-¿Por qué se fueron del bloque oficial?

-La crisis empezó cuando perdimos la provincia. Todo lo demás es producto de una crisis no resuelta, que no hay que negar ni dramatizar. Desde el Movimiento Evita buscamos la unidad pero no pudimos lograrlo. Un grupo de compañeros liderados por Walter Abarca se fue y fundó un bloque peronista con arraigo territorial. No quisimos tomar partido por ellos, ni por La Cámpora. No es contra nadie. Esperamos trabajar en interbloque con los dos. Pero se van del bloque conducido por La Cámpora. Quedarnos un bloque donde ya se fueron 13 es darles la razón. E irnos con el bloque de Abarca es darles la razón a los que se fueron. Claro que esto no es lo ideal.

-¿Esta fragmentación favorece al oficialismo?

-A priori, sí. Pero el desafío es accionar como un interbloque; intentaremos acuerdos más allá de que cada uno tiene su estilo.

-Pero entonces el desacuerdo es por la conducción. ¿Hay mucha mezquindad entre los diputados que integraron el espacio del FPV?

-Sí. Ha prevalecido el liberal que cada uno tiene adentro. Lo que nos va a conducir es la política, no un nombre.

-¿Cómo se explica la falta de conducción con un liderazgo personal?

-Hoy no tenemos una conducción táctica. Nadie niega el rol de Cristina, pero en el día a día nos tenemos que armar nosotros. Confío en que la política de Macri de ajuste, empobrecimiento y tarifazos nos obligue a la unidad en defensa de los trabajadores. En eso lo estamos logrando. La marcha del 29 de abril demuestra que todos estuvimos en la calle. Más de 20.000 compañeros. En eso confiamos: en la calle, en el conflicto en el marco de la legalidad. Ésa es nuestra apuesta..

-¿Cómo es esa apuesta a la calle?

-Mientras hablamos escuchás bombos. Son trabajadores peleando por sus derechos. Todos los días hay un nuevo reclamo: por trabajo, por salario, por seguridad. Yo confío que en el marco de la democracia, que nos da ese derecho a peticionar, podamos ordenarnos para frenar esta política. Podemos frenar las políticas de ajuste. No nos tenemos que apurar a llamar a nuestros compañeros traidores. Lo dijo Cristina Fernández de Kirchner en Huracán: no preguntemos de dónde vienen sino adónde van.

-¿La conducción de Cristina está agotada?

-Cristina ha decidido no ejercer la conducción táctica. Nadie puede negar que es la dirigente más importante junto a Mauricio Macri. Pero no tenemos una conducción día a día. No hay una conducción táctica. Sería injusto exigírselo a Cristina. Hay una gran diferencia entre el liderazgo de Cristina cuando era jefa de Estado y lo que quedó después del 22 de noviembre. No hay un reemplazo de Maradona. No se puede reemplazar a Messi cuando no juega. Hay que hacer jugar al equipo. La tarea nuestra es reemplazarla [a Cristina] sin reproches, sin facturas.

-¿El FPV está agotado?

-Para mí no... Es una herramienta legal agotada. Yo lo llevo adentro.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.