FMI: pide cautela para sacar el corralito

Teme que si se da mucha libertad a los ahorristas, el dólar se dispare y los bancos sufran una corrida; hoy, con gobernadores
Teme que si se da mucha libertad a los ahorristas, el dólar se dispare y los bancos sufran una corrida; hoy, con gobernadores
(0)
31 de enero de 2002  

El Fondo Monetario Internacional (FMI) puso ayer frente al Gobierno una nueva luz de alerta sobre las consecuencias que podría tener en el sistema financiero la apertura desmedida del corralito financiero.

"Sean audaces, pero actúen con precaución", fue la recomendación que, palabras más, palabras menos, los funcionarios del Fondo que ayer llegaron al país le hicieron al equipo económico en pleno, según dijo una fuente de Economía.

"Nos pidieron que estudiáramos muy bien hasta qué grado es razonable liberar el corralito, que hoy es un elemento desequilibrante para la economía", sostuvo tras la reunión un alto funcionario del equipo.

Ayer por la mañana, el jefe del Departamento para el Hemisferio Occidental del organismo, Claudio Loser, y sus colaboradores, Tomás Reichmann (a cargo del caso argentino) y John Thorton, encargado de la División Río de la Plata, llegaron a la Argentina en un viaje relámpago de 48 horas.

El objetivo central es revisar las medidas económicas que el Gobierno anunciará el sábado (aunque ayer se especulaba en el Gobierno con que podrían anunciarse mañana), pero fundamentalmente lo que inquieta al FMI es conocer cuál es el programa cambiario que se instrumentará (el Fondo exige la flotación del dólar en un mercado único) y cómo se recompondrá el sistema financiero.

En la reunión, que comenzó a las 13.30 y concluyó cuatro horas después, además de compartir el almuerzo los funcionarios argentinos dieron con lujo de detalles el futuro plan de acción. Pero después, y alternando el pollo grillé con verduras que les fue servido, Loser tomó la palabra.

Si bien el FMI considera que el corralito es una de las peores decisiones que tomó Domingo Cavallo, y que esta gestión heredó, también es cierto que le preocupa sobremanera cómo será el proceso de liberalización de los depósitos.

El organismo teme que una flexibilización total actúe en contra del sistema financiero (que la demanda excesiva de dólares haga disparar su valor y que la confianza en las entidades financieras no se recupere) y por eso le pidió ayer al ministro de Economía, Jorge Remes Lenicov, mucha cautela en los pasos por dar.

Idéntico mensaje

Mientras ése era el mensaje que los enviados del Fondo le transmitían en vivo y en directo al equipo de Hacienda, el director gerente del FMI, Horst Köhler, envió el mismo mensaje, pero desde el exterior.

"Lo más importante por el momento es restaurar el sistema de pagos en el país y en segundo lugar cuidar celosamente a los bancos e iniciar un proceso de reestructuración del sistema financiero", dijo.

En declaraciones a la prensa, el directivo máximo del organismo multilateral señaló que "este proceso (de reestructuración financiera) incluye, al menos en nuestro punto de vista, a los bancos extranjeros porque las inversiones de la banca externa son al fin una inversión en favor del crecimiento sostenido en la Argentina".

En Buenos Aires, en tanto, pero sin tantas precisiones, la fuente del ministerio transmitió similar opinión dada por los enviados del FMI. "Hace mucho tiempo que en la Argentina no se presenta un plan que considere todos los aspectos de la economía, y eso es lo que nosotros les estamos presentando, para que noten que estamos sobre una línea sostenible", dijo la fuente.

Aunque Loser y Reichmann monopolizaron la palabra (Thorton tan sólo se limitaba a asentir los dichos de sus jefes) para opinar sobre las ideas del equipo económico, para Remes Lenicov fue una bendición escuchar la opinión que el Fondo tiene sobre las cuentas fiscales de la Argentina.

"Reconoció que habíamos recibido al país en una situación extremadamente complicada; más de lo que pensaban", señaló el informante.

Durante las cuatro horas que duró la reunión, el quinto piso del ministerio (en donde, entre otras dependencias, está la oficina del ministro y el Salón de Cuadros, donde se hizo el almuerzo) tuvo el acceso vedado, con personal policial apostado especialmente.

Apenas terminaron, los visitantes descendieron al estacionamiento por el ascensor privado, subieron a dos autos que los esperaban y cruzaron a la Casa Rosada.

Allí la delegación fue recibida por el ministro del Interior, Rodolfo Gabrielli, con quien se volverá a encontrar hoy, a las 15.30. También estarán los gobernadores, a quienes Loser les pediría que presten disposición para ajustar sus complicadas cuentas.

Advertencia

  • FleetBoston Financial Corporation y el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) condicionaron ayer la continuidad de sus inversiones en el país al anuncio de un "plan sustentable" y una "solución realista" para salir de la crisis. FleetBoston, dueña del BankBoston, advirtió que no invertirá más capital en sus operaciones en el país. En tanto, Francisco González, presidente del BBVA (dueño del Banco Francés), dijo que "mantendremos nuestra inversión a largo plazo si vemos soluciones realistas, estables y ortodoxas que nos permitan ver un futuro" para sus inversiones.
  • MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.