Forzado por el PJ, el Gobierno mejoró la suba jubilatoria parcialmente

Los ajustes serán por inflación y por variación salarial; el Senado debatirá el proyecto la semana próxima
Gustavo Ybarra
(0)
24 de noviembre de 2017  

Reunión de comisión del Senado
Reunión de comisión del Senado Crédito: Prensa Senado

El Gobierno aceptó modificar la fórmula de actualización de las jubilaciones y logró así avanzar con la reforma previsional, que obtuvo dictamen ayer en dos comisiones del Senado y quedó en condiciones de ser discutida la semana próxima en el recinto de la Cámara alta.

La iniciativa fue avalada ayer por una decena de gobernadores -sólo se opuso el peronista Alberto Rodríguez Saá, de San Luis-, que concurrieron al Senado para respaldar los cambios en el régimen previsional y los proyectos de responsabilidad y consenso fiscal que firmaron con el gobierno de Mauricio Macri la semana pasada.

El cálculo para el aumento de las jubilaciones seguirá siendo trimestral, como proponía la iniciativa, pero se hará a partir de una fórmula que integrará la variación de precios al consumidor y el índice Ripte, que mide la variación de los salarios de los trabajadores activos, en una proporción de 70/30, respectivamente. El texto original establecía la inflación como única variable.

La propuesta la hizo el jefe de la mayoría peronista, Miguel Pichetto (Río Negro), quien planteó el cambio cono condición ineludible para que su bancada, de la que depende Cambiemos para sancionar leyes en el Senado, apoyara el proyecto.

En la reunión también se encontraban los ministros del Interior, Rogelio Frigerio; de Trabajo, Jorge Triaca, y de Hacienda, Nicolás Dujovne, invitados a defender los proyectos ante las comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Trabajo. Tras una breve consulta entre los dos últimos funcionarios, el Gobierno terminó aceptando la propuesta del PJ. "La propuesta del Gobierno es muy pobre, muy mala", afirmó Pichetto, quien hizo especial hincapié en el plus anual, calculado sobre la base del crecimiento del PBI, que contenía la iniciativa. "Hay que salir de la fórmula de ajuste por PBI porque nadie la entiende y porque es ínfimo" su resultado. Según varios especialistas, en un escenario de crecimiento de la economía de un 2%, el plus sería de apenas 10 pesos. Ese fue el único cambio reclamado e introducido a la reforma. El kirchnerismo desistió de plantear sus cuestionamientos a la iniciativa luego de advertir que el oficialismo y el sector del PJ liderado por Pichetto tenían mayoría para el dictamen.

Fue vital el respaldo de los gobernadores. Concurrieron los oficialistas María Eugenia Vidal (Buenos Aires), Horacio Rodríguez Larreta (Capital), Gerardo Morales (Jujuy), Ricardo Colombi (Corrientes) y la vicegobernadora Laura Montero (Mendoza).

También dieron su visto bueno el renovador Hugo Passalacqua (Misiones) y varios peronistas: Gustavo Bordet (Entre Ríos), Juan Manuel Urtubey (Salta), Juan Schiaretti (Córdoba), Rosana Bertone (Tierra del Fuego) y el vice de Tucumán, Osvaldo Jaldo. Este último avaló los acuerdos con la Nación, pero les reclamó a los senadores que rechazaran la disminución del precio del bioetanol y el aumento de impuestos internos a las bebidas con azúcar que contempla la reforma tributaria.

Fueron notorias algunas ausencias, como las de los peronistas Alicia Kirchner (Santa Cruz), Gildo Insfrán (Formosa), Carlos Verna (La Pampa), Sergio Uñac (San Juan), Lucía Corpacci (Catamarca), Domingo Peppo (Chaco) y Sergio Casas (La Rioja). Estos tres últimos mandaron notas de adhesión.

No obstante, aun así se ganaron la queja de Pichetto contra los que "se ocultan o mandan cartas intrascendentes", a quienes contrapuso con "los que vinieron a dar a cara" y avalaron los acuerdos que firmaron con el Poder Ejecutivo. El senador también se preocupó por recordarles a los kirchneristas que Alicia Kirchner, aunque tarde, también suscribió los acuerdos con la Nación.

La única voz disonante fue la de Rodríguez Saá, quien apeló a una analogía con la película El padrino para asegurar que el Gobierno les había arrancado el acuerdo a las provincias "con una pistola en la cabeza".

"El que dice eso es porque no estuvo en las reuniones", le salió al cruce Vidal. "Nunca sentí presión ni imposición para firmar este acuerdo", se sumó el entrerriano Bordet.

En sintonía con su hermano, Adolfo Rodríguez Saá protestó porque la comisión que preside, Coparticipación Federal, fue excluida del debate de dos iniciativas, como la responsabilidad y el consenso fiscal, que cambiarán el esquema del reparto de fondos entre el Poder Ejecutivo y las provincias. Además, se quejó porque el Gobierno no paga la sentencia de la Corte Suprema de Justicia, que avaló el reclamo de San Luis contra la Nación.

A pesar de este reclamo, el radical Luis Naidenoff (Formosa) pidió que se pasaran los proyectos a la firma. Con el PJ encolumnado por el pedido de sus mandatarios provinciales, todas las iniciativas obtuvieron dictamen.

La hoja de ruta trazada por el oficialismo en el Senado prevé el tratamiento de la reforma previsional y de los proyectos de responsabilidad y consenso fiscal para el jueves de la semana próxima, en la que será la última sesión antes de la finalización del período de sesiones ordinarias.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.