Fracasa una gira comercial de Moreno

Había organizado un viaje a Georgia y Armenia, pero por ahora hay menos de una decena de empresarios anotados; por ese motivo el secretario no irá y enviará en su lugar a Paglieri
Martín Dinatale
(0)
11 de octubre de 2013  

Ya no son aquellos viajes multitudinarios a países exóticos liderados por la euforia de Guillermo Moreno. Esta vez, el destino sigue siendo extravagante: Armenia y la República de Georgia. Aunque la mística y la convocatoria no son las mismas. El funcionario todoterreno no viajará a esos países asiáticos y enviará como líder de la misión a la secretaria de Comercio Exterior, Beatriz Paglieri, quien hasta ahora no logró reunir más de una decena de empresarios para que la sigan en esa patriada la semana que viene.

Lejos quedaron los días felices de Moreno en sus incursiones empresariales por Angola, Azerbaiján o Vietnam. Ahora, Paglieri compartirá el viaje con el subsecretario de desarrollo de Inversiones de la Cancillería, Carlos Bianco, y un puñado de empresarios. El entusiasmo entre los hombres de negocios no es el mismo que antes. Hasta ayer ni siquiera estaba previsto que viajara el empresario amigo del Gobierno y factótum de los negocios argentinos en Armenia, Eduardo Eurnekian, que tiene inversiones en aeropuertos, bancos y viñedos en ese lejano país.

Por el contrario, según confiaron fuentes calificadas de la Cancillería a LA NACION, la convocatoria a Armenia y Georgia no resultaba nada fácil de resolver hasta ahora. El Palacio San Martín giró varios pedidos de invitación a cámaras empresariales y no obtuvo grandes respuestas.

Una muestra de la desesperación que había en el Gobierno por sumar adherentes en esta nueva misión comercial fue el tono con que se giró la invitación. "Con el objetivo de consolidar y diversificar nuestra oferta exportable, la presente misión comprenderá los siguientes sectores: medicamentos, biotecnología, tecnologías de la información, alimentos y bebidas, frigoríficos, maquinarias para la industria vitivinícola, maquinaria agrícola, textil, calzado, GNC, energías renovables y turismo."

"Queda igualmente abierta la posibilidad de incorporar nuevos sectores en base a la propuesta o interés que se nos manifieste", rezaba el mail girado desde la Cancillería para completar la lista de inscriptos al viaje. La misiva añadía: "Recuerde que cuanto antes se inscriba al evento existirán mayores oportunidades de encontrar más y mejores contrapartes para su producto".

Desde la Confederación General Económica ratificaron a LA NACION que había escaso interés empresarial por los nuevos destinos exóticos convocados por el Gobierno.

A la vez, tanto empresarios como diplomáticos coincidieron en sostener que las misiones a Angola, Azerbaiján y Vietnam dejaron magros resultados y "un sabor amargo", lo que hace que el ánimo empresarial haya decaído. Además, la fecha elegida no parece ser la mejor: la misión sale este fin de semana para estar entre el 15 y el 19 en Armenia, apenas una semana antes de las elecciones.

A todo ello se agrega que la relación comercial de la Argentina con Armenia y Georgia es escasa. En 2012 el país exportó a Georgia US$ 1,2 millones mensuales. Las importaciones fueron por US$ 200.000 durante el año pasado. En cambio, el saldo comercial con Armenia fue de US$ 4,4 millones en los primeros siete meses del año, casi sin variaciones con respecto al año anterior. La mayor venta argentina es el tabaco, que representa casi el 50% de lo que se exporta a ese país. Claro que desde el Gobierno se entusiasman con el viaje y le restaron importancia a la ausencia de Moreno en la comitiva. El mismo nivel de entusiasmo mostró la embajada de Armenia en la Argentina y la comunidad de ese país en Buenos Aires.

"Este viaje va a profundizar la relación entre la Argentina y Armenia y será sumamente importante, ya que hay un lazo histórico muy fuerte que une a nuestros países", expresó a LA NACION el presidente del Centro Armenio, Alberto Djeredjian, antes de partir.

Desde la embajada armenia en Buenos Aires también se mostraron optimistas y resaltaron que la Argentina es uno de los pocos países que por ley reconocen el genocidio del pueblo armenio perpetrado por los turcos. Precisamente éste puede ser uno de los ejes de fricción entre la Argentina y Azerbaiján, al que se había buscado como eventual socio petrolero. Ese país asiático negó el genocidio armenio y tiene una muy mala relación con Armenia.

En la Cancillería y en la Secretaría de Comercio Exterior no se dejan apabullar por la escasa convocatoria. Incluso pueden enrostrarle a la ministra de Industria, Débora Giorgi, que el viaje a Armenia y Georgia es más importante que la reciente gira con empresarios que lideró a Ecuador.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.