Elecciones 2019: fragmentado, el peronismo sigue sumando nombres para enfrentar a Vidal

Hay siete anotados que esperan una señal de Cristina o un acuerdo bonaerense del kirchnerismo con el PJ y Massa para definir si compiten contra la gobernadora
Marcelo Veneranda
(0)
22 de enero de 2019  

Mientras explora canales de diálogo para lograr una unidad opositora que a nivel nacional aparece mucho más esquiva, el panperonismo bonaerense no para de ofrecer nombres para subir al ring y enfrentar a la gobernadora María Eugenia Vidal . La duda que Cambiemos logró instalar en torno a la posibilidad de desdoblar los comicios provinciales, anticipándolos, no hizo más que acelerar las urgencias de quienes aspiran a protagonizar la contienda y quienes buscan figuras de consenso.

Las distintas tribus del peronismo suman, hasta el momento, siete candidatos que se postulan por voluntad propia. El kirchnerismo proporciona el contingente más generoso, compuesto por dos diputados y tres intendentes: el exministro de Economía nacional Axel Kicillof y el exintendente matancero Fernando Espinoza pretenden desembarcar en La Plata desde el Congreso; lo mismo que los jefes comunales Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Verónica Magario (La Matanza) y Francisco "Paco" Durañona (San Antonio de Areco).

A ellos se suma el diputado Daniel Arroyo, que junto a Felipe Solá y Facundo Moyano abandonó el Frente Renovador para formar Red x Argentina y tender un puente hacia el kirchnerismo. Despojado de su candidato "natural", Sergio Massa promovió al diputado provincial Jorge D'Onofrio, que llevaba tiempo buscando una oportunidad.

Con Arroyo antes y D'Onofrio ahora, Massa busca mantener el casillero provincial ocupado y evitar que el PJ siga postulando su nombre para enfrentar a Vidal, bajándolo de la pelea nacional, único interés declarado del tigrense.

A esa faena se sumó ayer Facundo Moyano, que en diálogo con El Destape Radio señaló que "Massa sería un candidato importante a gobernador para enfrentar a Vidal" y, acto seguido, acusó al tigrense de encarnar una oposición que "es funcional a Cambiemos", al dividir votos fuera del oficialismo. No es el primero en afirmarlo ni será el último.

El problema de ese planteo no es solo el rechazo de Massa, sino también la cantidad de dirigentes que aspiran a ocupar la misma silla y las tensiones que ya existen entre ellos.

Puertas adentro del kirchnerismo, las mayores asperezas se dan entre Kicillof y el resto de los aspirantes. Sin por eso estar consolidado, el economista tiene la bendición del Instituto Patria y de buena parte del dispositivo cristinista, pero es resistido por el grueso de los intendentes del PJ, que aspiran a colocar a uno de ellos en la pelea principal con Vidal.

El diputado es uno de los que mejor fidelizan el voto de Cristina Kirchner, pero -destacan sus detractores- eso le generará dificultades, después de las PASO, para sumar votos por fuera de la pecera de la expresidenta. Aunque insistan en tildarlo de "porteño" para descalificarlo (Kicillof fijó domicilio en Pilar para salvar ese escollo), los intendentes reconocen que el exministro camina la provincia con el apoyo del "aparato K".

Suman un último argumento: que el acuerdo con la expresidenta pasa por garantizarle a Máximo Kirchner el primer lugar en la boleta de diputados, a cambio de dejar en manos del "territorio" la candidatura a gobernador.

Mientras esperan un desprendimiento de Cristina, los alcaldes le siguen pidiendo a la expresidenta que resuelva sus problemas. Por ejemplo, que defina cuál de los dos integrantes del binomio matancero (Magario y Espinoza) peleará por la provincia. No asomó otro valiente para encarar esa tarea.

Quien volvió a la carga es Insaurralde. Como Magario, amagó con desistir de la pelea provincial, pero desde hace dos semanas empezó a recoger y difundir apoyos a su candidatura de otros intendentes. Muestra un perfil más ameno que el resto para sumar votos fuera de Unidad Ciudadana, algo que -paradójicamente- le resta chances dentro del kirchnerismo.

Más decidido que el resto, Durañona lleva meses declamando su ambición y hasta sumó una gira internacional a su campaña: ayer se lo vio en España, con ejecutivos de Renfe, planeando tramos ferroviarios para la provincia.

Durañona comparte determinación con Arroyo y D'Onofrio, que llevan meses incubando una candidatura, aunque les falta plafón individual para impulsarla. Sus nombres, hoy por hoy, suenan como piezas de una negociación si el kirchnerismo, el PJ y el massismo alcanzan un acuerdo. O si fracasan en ello.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.