Pelea en el oficialismo por datos secretos

Echegaray, de la AFIP, quiere eliminar la UIF
Hugo Alconada Mon
(0)
18 de enero de 2012  

Enfrentados por el control final de un gigantesco paquete de información secreta, los jefes de la unidad antilavado (UIF), José Sbattella, y de la Administración Federal de Ingresos Públicos, Ricardo Echegaray, protagonizan una sorda disputa que amenaza con complicar las negociaciones con el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) para sacar al país de su "lista gris".

La puja acumula varios rounds y abarca incluso un borrador que promueve la disolución de la UIF y el armado de una nueva unidad antilavado dentro de la AFIP, con más de 250 integrantes, muchos de ellos militantes de La Cámpora, según indicaron a LA NACION fuentes al tanto de las pujas entre ambos organismos.

También obligó a la publicación de resoluciones de la AFIP y de la UIF, y provocó reuniones ministeriales y un cónclave decisivo con Carlos Zannini, el colaborador más cercano y de mayor confianza de la Presidenta. Pero que aun así continúa abierta.

Tras años de negativas de la AFIP a compartir la información que acumula de los contribuyentes, Echegaray explicitó el enfrentamiento el 2 de noviembre, cuando publicó la resolución 388/11 en el Boletín Oficial, con la creación de la Dirección de Investigación Financiera (DIF).

Liderada por un asesor de confianza de Echegaray, Guillermo Michel, la nueva área debe analizar la información bursátil, cambiaria y financiera para detectar actividades de lavado de dinero o financiamiento del terrorismo, lo que el círculo de Sbattella interpretó de inmediato como una "UIF paralela". Pero la movida llegó más lejos, ya que el equipo de Echegaray redactó un proyecto, que llegó a Presidencia, para disolver la UIF dentro de la AFIP.

Sbattella y sus colaboradores reaccionaron de inmediato. No sólo comenzaron a "operar" en contra de Echegaray y su DIF dentro del Gobierno -al punto de intentar pelearle al titular de la AFIP su propio cargo-, sino ante varios interlocutores extranjeros, como el GAFI y la Red Egmont de intercambio de información sensible entre unidades antilavado alrededor del mundo.

El titular de la UIF también se reunió con el ministro de Justicia, Julio Alak, y su jefe de Gabinete, Juan Martín Mena, en el despacho del ex intendente de La Plata para plantearle sus objeciones y los problemas que podría causar el "doble comando" ante el GAFI.

Pero la puja terminó por exceder a Alak y llegó al máximo nivel. Fue ante lo que cerca de Sbattella califican de "intransigencia" por parte de la AFIP, plasmada en los últimos tiempos por la iniciativa de inspeccionar las casas de cambio de la City porteña o por los 150 pedidos de colaboración que el equipo de Echegaray sigue sin responder. Esto es lo que confirmó a LA NACION una segunda fuente oficial, aunque aclaró que la situación estaba "regularizándose".

Tarde de reuniones

La tarde del 30 de noviembre, Sbattella y Echegaray debieron esperar sus turnos respectivos para ingresar, por separado, al segundo despacho más importante de la Casa Rosada. Y ante Zannini, secretario de Legal y Técnica de la Presidencia, expusieron sus argumentos sobre quién debería mandar en el área antilavado.

Esa tarde venció Sbattella, pero Echegaray continúa con su guerra de baja intensidad, aun después de que la UIF difundió su resolución 220/11 con la "directiva del deber de colaboración" y el "procedimiento de supervisión".

De la lectura de los considerandos resulta evidente su destinatario. Consignó que la UIF ya cuenta "con la colaboración, experiencia e idoneidad" de los funcionarios del Banco Central, la Comisión Nacional de Valores y la Superintendencia de Seguros, por lo que resultaba "necesario emitir la presente resolución dirigida" a la AFIP.

Sbattella le recordó además a Echegaray que puede emitir "normas de procedimiento complementarias" a las de la UIF, pero sin "ampliar ni modificar los alcances" de las "directivas e instrucciones" de la propia UIF.

El desafío central, sin embargo, es la resistencia de la AFIP a compartir los datos de los contribuyentes protegidos por el secreto fiscal y que la UIF le exige que entregue en el plazo máximo de "15 días hábiles administrativos" cada vez que se lo requiera. Sean informes, documentos, antecedentes "u otros elementos que estime útil".

Tanto Sbattella como Echegaray callan en público sobre la puja. Pero sus colaboradores dejan trascender sus mutuos recelos. Desde la AFIP consideran que "la información es demasiado sensible para dejarla completa en manos de la UIF", mientras que en la unidad antilavado retrucan que los sabuesos tributarios "se escudan en el secreto fiscal para defender su quintita y sus negocios".

Informes

Así, aunque la DIF continúa operativa y Michel podría convertirse en el demorado "oficial de cumplimiento" de la AFIP ante la unidad antilavado, desde la UIF dieron otro paso para resguardar su "prevalencia". Así, aunque la AFIP podrá confeccionar informes sobre operaciones sospechadas de lavado, sus conclusiones "no serán vinculantes" para Sbattella, quien además se reservó la decisión final sobre si correspondería o no abrir un sumario por el régimen Penal Administrativo.

Fronteras afuera, mientras tanto, las delegaciones decisivas dentro del GAFI observan con interés la disputa, incluido Estados Unidos, cuyos funcionarios llamaron a Buenos Aires hace diez días con preguntas específicas sobre la puja. Quieren verificar si la Argentina creó un sistema antilavado bifronte. Y, en ese caso, con quién deben interactuar.

Contrapuntos del poder

RICARDO ECHEGARAY

Administrador de la AFIP

  • Posición de la AFIP Considera que "la información es demasiado sensible para dejarla completa en manos de la UIF", a cargo de Sbattella.
  • Intransigencia La AFIP sigue si responder 150 pedidos de colaboración que le realizó la UIF.
  • Nueva entidad La AFIP creó la Dirección de Investigación Financiera, que tiene tareas similares a la UIF.
  • Disolución de la UIF Desde la AFIP se hizo circular un borrador que promueve la disolución de la UIF y el armado de una nueva unidad antilavado dentro de la AFIP.
  • JOSE SBATTELLA

    Titular DE LA UIF

  • Postura de Sbattella Desde la UIF dicen que los inspectores de la AFIP "se escudan en el secreto fiscal para defender su quintita y sus negocios".
  • Directivas La UIF difundió su resolución 220/11, que claramente estaba dirigida a la AFIP, con la "directiva del deber de colaboración" y el "procedimiento de supervisión" .
  • Recordatorio Sbattella le recordó además a Echegaray que puede emitir "normas de procedimiento complementarias" a las que emite la UIF, pero sin "ampliar ni modificar los alcances" de las "directivas e instrucciones" de la propia UIF.
  • MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.