Fuerte movida del Gobierno para controlar la Cámara de Casación Penal

El kirchnerismo impuso en el Consejo de la Magistratura la designación de cuatro jueces afines y sacó a Cabral, un histórico opositor; la nueva conformación impactaría en el caso del memorándum con Irán
Hernán Cappiello
(0)
26 de junio de 2015  

El Gobierno logró integrar con jueces suplentes que le son afines la Cámara de Casación, el máximo tribunal penal que existe por debajo de la Corte Suprema, con lo que se aseguró que buena parte de las causas en trámite que complican a sus funcionarios en el futuro tengan un trámite más amigable cuando lleguen a ese tribunal. De este modo son siete los jueces cercanos al Gobierno que van a estar en funciones y otros seis que no comparten muchos de sus puntos de vista.

La jugada permitió, por lo pronto, cambiar la integración de la sala de la Casación que tenía previsto decidir el martes próximo sobre la constitucionalidad del pacto con Irán. El Consejo de la Magistratura decidió apartar al juez Luis María Cabral como subrogante en la Casación y nombrar en su lugar al abogado cercano al Gobierno Claudio Marcelo Vázquez. Todo hacía pensar que ese acuerdo iba a ser declarado inconstitucional. Ahora, con la nueva integración, la definición seguramente será postergada. Tal era el apuro por sacar a Cabral que anoche, con el edificio desierto, le tomaron juramento a Vázquez en los tribunales de Comodoro Py 2002.

El desembarco kirchnerista en la Casación es el producto de una ingeniería jurídica que se puso en marcha a fin del año pasado. Incluyó, en primera instancia, la aprobación por parte del Senado de una lista de conjueces integrada por abogados afines al Gobierno para ocupar las vacantes de jueces, que fue aprobada el segundo semestre de 2014. El segundo paso fue la aprobación exprés la semana pasada de una nueva ley de subrogancias. Y el tercero, la votación realizada ayer en el Consejo de la Magistratura donde se hicieron las nuevas designaciones.

Así el kirchnerismo, con la mitad más uno del Consejo de la Magistratura, y la mayoría simple de los senadores y los diputados para aprobar la ley de subrogancias, eludió el camino previsto en la Constitución para designar jueces.

La Cámara de Casación Penal está integrada por 12 jueces divididos en cuatro salas. Nueve de ellos son titulares. Había cuatro vacantes en el tribunal, que hasta ahora eran cubiertas por los propios jueces que tenían su cargo en su sala y subrogaban en otra sala. La excepción era el juez Luis María Cabral, quien provenía de un tribunal oral criminal. El kirchnerismo no había logrado hasta ayer permear la mayoría de ese tribunal donde contaba sólo con los votos afines del juez Alejandro Slokar, de la jueza Ángela Ledesma, en ocasiones del juez Pedro David y a veces de la jueza Ana María Figueroa. El resto de los camaristas tenían posturas, en casos importantes, contra los deseos del Gobierno.

Pero la nueva ley de subrogancias que entró en vigor esta semana estableció que los lugares vacantes se pueden cubrir con jueces de igual competencia de la misma jurisdicción o de una lista de conjueces, formada por abogados.

El kirchnerismo se ocupó este año de presentar y aprobar listas de conjueces compuesta por abogados afines. Y además decidió que sea el Consejo de la Magistratura el que designe a los subrogantes por el voto de la mitad más uno de los presentes. Con la nueva ley vigente desde hace una semana, la presidenta del Cámara de Casación, Figueroa le dijo al Consejo de la Magistratura que debía nombrar a los subrogantes.

Así, ayer se convocó la Comisión de Selección del Consejo de la Magistratura y luego al plenario del cuerpo. El viceministro de Justicia Julián Álvarez entendió que los jueces de la Sala I del tribunal estaban demorados en su tarea.

Expuso estadísticas de los últimos cinco años y pidió la remoción de Cabral, que subroga desde hace tres años. También que cese la suplencia de sus colegas de la sala Figueroa y Gustavo Hornos a partir del 30 de junio. Lo defendieron Leónidas Moldes, Adriana Donato y Miguel Piedecasas. No alcanzó. Le criticaban a Cabral una subrogancia irregular, que fue convalidada por la Corte. En lugar de Cabral designaron al abogado Vázquez, de Lomas de Zamora, amigo de Julián Álvarez, viceministro de Justicia y defensor de los proyectos kirchneristas para la Justicia. Lo nombraron a partir de ayer.

En lugar de Hornos designaron a Roberto Boico, un jurista y profesor universitario kirchnerista, que firmó la primera solicitada de Justicia Legítima. Es socio del constitucionalista Eduardo Barcesat. Fue abogado de Madres de Plaza de Mayo y de Hebe de Bonafini. Y participó activamente en la recolección de firmas contra el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, cuando fue procesado por asociación ilícita.

El tercer juez designado en lugar de Figueroa es Norberto Frontinmi, un ex funcionario del Tribunal Oral en lo Criminal N° 5 y de la Defensoría General de la Nación. En el Consejo de la Magistratura apoyaron la remoción de Cabral el bloque kirchnerista con los votos de Julián Álvarez, Héctor Recalde, Anabel Sánchez Sagasti, Ruperto Godoy, Pablo González y el académico Jorge Candis. La jueza Gabriela Vázquez, que preside el cuerpo, votó con ellos. En contra votaron el propio Cabral, el juez federal de Bariloche, Moldes y los abogados Adriana Donato y Miguel Piedecasas. El Consejo prorrogó la subrogancia de Mariano Borinsky en la Sala III y el reemplazo que hasta mediados de julio realiza la jueza Liliana Catucci, subrogando a Ángela Ledesma, que se encuentra de licencia.

Nuevos jueces suplentes con aires kirchneristas

Claudio vázquez

Conjuez

Es un abogado que fue de Ejecución Penal, de la zona sur del conurbano, cercano al viceministro de Justicia Julián Álvarez, uno de los impulsores de este cambio. Se trata de un activo defensor de la reforma judicial impulsada por el Gobierno.

Roberto boico

Conjuez

Profesor universitario abiertamente kirchnerista, que firmó la primera solicitada de la agrupación Justicia Legítima. Es socio del constitucionalista Eduardo Barcesat. Fue abogado de Madres de Plaza de Mayo y de Hebe de Bonafini.

Norberto frontini

Conjuez

Integró el Tribunal Oral en lo Criminal N° 5 y se desempeñó en la Defensoría General de la Nación. Trabajó como asesor del Ministerio de Justicia. Su pliego como conjuez fue aprobado por el Senado el 18 de diciembre del año pasado.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.