Fuerte protesta de estatales contra el ajuste de Ruckauf

Cerca de 45.000 personas rechazaron los bonos y la baja de salarios
Pablo Morosi
(0)
24 de agosto de 2001  

LA PLATA.- Nadie recordaba ayer una manifestación similar en la provincia de Buenos Aires. Viejos dirigentes del PJ memoraron que en 1975 la CGT movilizó miles de trabajadores para oponerse al intento de intervención federal en el gobierno de Victorio Calabró. Lo cierto es que ayer unos 45.000 agentes estatales marcharon para rechazar el plan de ajuste provincial del gobernador Carlos Ruckauf (PJ).

Fue la expresión más contundente desde la sanción de la ley (12.727) de emergencia que habilitó al gobierno a pagar con bonos a aquellos agentes cuyos sueldos superen los 740 pesos de bolsillo y a aplicar una reducción porcentual sobre los salarios mayores de 1200 pesos brutos, además de una drástica reducción de la estructura de la administración central.

Mientras los organizadores hablaron de 60 mil asistentes, la policía que intervino en el operativo estimó que en la plaza San Martín, frente a la sede de la gobernación, hubo unas 45 mil personas. De la marcha participaron médicos y empleados de hospitales estatales, docentes, judiciales, jubilados, padres y alumnos de escuelas públicas, estudiantes universitarios, desocupados y fuerzas opositoras.

El dirigente de la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud, Reinaldo Saccone, advirtió sobre la grave crisis por la que atraviesan los 76 hospitales provinciales que, según dijo, "lleva al cese de las prestaciones". Saccone, al igual que otros oradores, destacaron la necesidad de unificar la lucha con los distintos gremios estatales y tener como horizonte "la derrota del plan de ajuste dictado por el FMI y aplicado por los títeres de turno". "Si Ud. (por Ruckauf) no puede, no quiere o no sabe escuchar al pueblo, váyase", disparó Saccone.

El dirigente de ATE provincial, Walter Quiñones, consideró que los responsables de la crisis son los "grandes grupos económicos que se llenan los bolsillos y después evaden sus impuestos".

Mensaje

La parálisis de la justicia provincial, que obligó a la Suprema Corte bonaerense a instar a jueces y empleados a normalizar el trabajo, también estuvo reflejada en la movilización, en la que intervinieron -sin distinciones- magistrados y agentes judiciales. El titular de la Asociación Judicial Bonaerense, Víctor Mendibil, envió un mensaje a los conjueces que en las próximas horas deberán definir sobre la validez de la ley de reducción del gasto provincial. "Ustedes saben, porque son académicos, que ninguna norma puede tener efecto retroactivo. No se puede aplicar una ley aprobada en agosto para los sueldos de julio ni para los aguinaldos de los seis meses anteriores. Ustedes saben, porque se formaron en la universidad pública, que si no cumplen con la Constitución los vamos a ir a repudiar a sus estudios de abogados por inmorales", advirtió.

Los gremialistas recordaron que, al presentar las demandas contra el Patacón, tuvieron que garantizar personalmente con sus firmas por los perjuicios que pudiera ocasionar su demanda. "Pero el gobernador no se lo bancó", reprochó Mendibil.

Al cierre del acto, habló el titular de la CTA provincial y secretario general del Suteba, Hugo Yasky, que cuestionó a los gobiernos nacional y provincial por sus políticas educativas y acusó a Ruckauf de mentir porque dice que hay diferencias con De la Rúa cuando ambos aplican el mismo ajuste".

"Los empleados tienen el derecho a protestar, pero tienen que ser conscientes de la crisis y de que la provincia no tiene otra cosa que los pesos que ha repartido", dijo Ruckauf. En alusión al paro docente, sostuvo que podría servir de advertencia ante cualquier otro conflicto en el ámbito provincial: "Si la gente no trabaja, yo no puedo pagar los salarios".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?