Fuerte rechazo de las empresas