Suscriptor digital

Galeano procesó a Alsogaray por enriquecimiento ilícito

El magistrado decidió, además, el embargo de bienes por tres millones de dólares
Adrián Ventura
(0)
25 de agosto de 2000  

El juez federal Juan José Galeano procesó a la ex secretaria de Recursos Naturales María Julia Alsogaray por el delito de enriquecimiento ilícito y le embargó bienes por tres millones de dólares.

Galeano, que comenzó a instruir la causa con la colaboración de los fiscales federales Eamon Müllen y José Barbaccia, consideró falsas las explicaciones que dio la ex funcionaria menemista para intentar justificar su notable incremento patrimonial y consideró que incurrió en actos de corrupción.

También el magistrado le imputó los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público y falsificación de documento privado.

Quedó sin argumentos

Tal como anticipó en forma exclusiva La Nación en su edición del miércoles de la semana última, Galeano rebatió en su resolución cada uno de los argumentos que, a lo largo de estos años -y especialmente en su indagatoria del 8 del actual- esgrimió Alsogaray para tratar de demostrar que adquirió en forma legítima todos los bienes de su patrimonio, que asciende a 2,5 millones de dólares.

"Las explicaciones no justifican la procedencia del incremento patrimonial, que fue apreciable", aseguró el magistrado en su resolución.

Alsogaray, además, desplegó "una compleja actividad comercial para transacciones jurídicas simples, que no pudieron tener otra finalidad que oscurecer el rastreo" del dinero, para "simular la licitud de activos (ingresos) originados en actividades presuntamente ilícitas", agregó el juez Galeano.

Así, Alsogaray no pudo demostrar cómo adquirió el dinero para que sus propiedades aumentasen sustancialmente entre 1988 y 1999.

Hace once años, cuando llegaba al poderCarlos Menem, con quien trabó una excelente relación, declaró que tenía un departamento, una cochera y dos viejos automóviles.

Pero en 1999, cuando aquella gestión llegó a su fin, admitió poseer dos departamentos y una casa en Barrio Norte, una cochera, una bóveda en el cementerio de la Recoleta, dos oficinas, dos departamentos en Nueva York, un Mercedes-Benz modelo 1996 y efectuó abultados gastos con sus tarjetas de crédito.

Mintió

Alsogaray, para intentar justificar su nivel de vida, sostuvo varios argumentos, pero Galeano los consideró insuficientes, pues "los ingresos no fueron obtenidos en la forma descripta por la imputada":

  • Honorarios: Alsogaray sostuvo que cobró medio millón de dólares a Astilleros Alianza, propiedad de Arnaldo Martinenghi, que en 1991 recibió en su casa de Punta del Este a su amigo, Carlos Menem, y a Alsogaray.
  • Ayer Martinenghi también fue procesado como cómplice de Alsogaray, por haber falsificado la documentación vinculada con el contrato entre la ingeniera y Alianza, el cual nunca existió.

    Según Galeano, Alianza nunca hizo ese pago a Alsogaray, sino que se trató de un ardid para justificar el aumento del patrimonio. Como datos llamativos, el magistrado destacó que:

    1) Ninguno de los muchos testigos que declararon en el tribunal, entre ellos varios ejecutivos del astillero, abogados y contadores, pudieron recordar que se hubiese contratado a Alsogaray.

    2) Ni el síndico de la quiebra de Alianza ni los síndicos del concurso tuvieron en su poder el dictamen que Alsogaray dijo haber realizado.

    Incluso, cuando el síndico del concurso de Alianza se alarmó por el monto de la operación, pidió los comprobantes que respaldaban el pago, pero únicamente se le mostró en la empresa un contrato de locación de servicios que, según Galeano, tiene una "redacción excesivamente simple que no se compadece con la importancia del monto convenido".

    3) Un perito determinó que el libro contable en el que se asentó el registro de ese medio millón de dólares fue adulterado, pues el asiento fue incluido posiblemente en 1994.

    Finalmente, Martinenghi perdió ese libro y está imputado por ese extraño hecho en otra causa.

    4) Galeano también destacó que es curioso que Alsogaray no haya siquiera guardado una copia del dictamen que dice haberle entregado a Martinenghi.

    "Sus explicaciones fueron infantiles", dijo Galeano. Además, que el directorio de Alianza nunca haya evaluado el voluminoso pago a Alsogaray.

  • Préstamos y donaciones: otro de los argumentos que dio Alsogaray fue que su padre, Alvaro, le prestó dinero y también le hizo donaciones para anticiparle parte de la herencia. Galeano las rechazó.
  • No tenía dinero

    En cuanto a un presunto préstamo de 250.000 dólares que la ex funcionaria dice haber recibido de su padre en 1991, el magistrado, tras evaluar las declaraciones juradas de aquél que le remitió el Congreso nacional, concluyó que "no tenía esa suma en efectivo para prestársela a su hija".

    La semana última, Diputados aceptó enviar las declaraciones juradas de bienes a Galeano, que de su lectura concluyó que la situación económica de aquél no sería buena ni habría estado en condiciones de donarle o prestarle buena parte del 1,4 millón de dólares que la ex funcionaria dice haber recibido de su padre, el fundador de la Unión del Centro Democrático, partido por el que fue elegido diputado.

  • Fondos reservados: el magistrado también consideró que Alsogaray no pudo demostrar el monto de los fondos reservados que dijo haber cobrado, de manera que no puede justificar el origen legítimo de los bienes.
  • "Estimo poco probable que el monto de las donaciones -que ella sostuvo que fueron de $ 863.769-, haya pertenecido a su padre", evaluó Galeano, que calificó esa maniobra como una "coartada".

    El juez Galeano tuvo en cuenta que Alsogaray no hizo anticipos de herencia en favor de sus otros hijos. "Dicho accionar no se trata de un acto de bondad hacia la hija mujer del matrimonio, sino de un acto de simulación", aseguró.

  • Dividendos: Galeano también afirmó que la sociedad Pincar, de la que Alsogaray pasó a ser la principal accionista, nunca pudo producir los dividendos por medio millón de dólares que ella intentó demostrar sin éxito.
  • Los ingresos de esa sociedad, que tenía pocos movimientos, sólo provenían del cobro de alquileres.

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?