Ganancias: el oficialismo apuesta a los gobernadores para lograr los votos

Confía en el respaldo de los legisladores que responden a los mandatarios de provincias cercanas al Gobierno; piensa que puede lograr el número necesario con desprendimientos de los distintos bloques
Mariano Obarrio
(0)
4 de diciembre de 2016  

El gobierno de Mauricio Macri confía en imponer pasado mañana su proyecto de ley de reforma del impuesto a las ganancias en la Cámara de Diputados . No descarta cambios en su propuesta, pero apuesta más al apoyo de los diputados peronistas y opositores atados a los gobernadores, que al igual que la Nación no aceptan que se desmadre el costo fiscal de ese gravamen.

La disputa política está planteada entre la Casa Rosada y un sector de la oposición liderado por el jefe del bloque del Frente Renovador (FR), Sergio Massa, que impulsa una rebaja más ambiciosa del polémico impuesto a los trabajadores.

El proyecto oficialista previó un impacto fiscal de $ 27.000 millones a $ 30.000 millones, ya previstos en el presupuesto 2017. Eso fue lo acordado hace tres meses con los 24 ministros de Finanzas provinciales en el Consejo Federal de Responsabilidad Fiscal, un pacto de equilibrio fiscal.

Según la AFIP, que dirige Alberto Abad, el proyecto de Massa costaría unos $ 40.000 millones adicionales al presupuesto. Ese impacto lo sufrirían por mitades el Tesoro nacional y las provincias.

Allí radica la confianza de Macri y sus diputados. "Puede haber desprendimientos de diputados del Frente para la Victoria (FPV), del Frente Renovador y del Bloque Justicialista que responden a gobernadores que tienen necesidades fiscales. Y en esto somos socios", dijo a LA NACION un allegado al ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

Maurico Macri y los 24 gobernadores
Maurico Macri y los 24 gobernadores Fuente: Archivo

El impuesto a las ganancias que recauda la Nacion se coparticipa en un 50% con las provincias. De allí que el impacto fiscal de cualquier rebaja lo pagan por mitades el Tesoro nacional y las arcas provinciales.

Hasta ayer, Frigerio había negociado el voto de diputados que responden a los gobernadores de Misiones, Hugo Passalacqua, y de Santiago del Estero, Claudia Ledesma de Zamora. Se trata de bloques autónomos en la Cámara baja.

También cuenta, por ahora, con diputados de Córdoba, que tributan al gobernador Juan Schiaretti, y de Chubut, de Mario Das Neves. Las necesidades fiscales de las provincias gravitan más que los reclamos de la CGT para estos sectores.

Schiaretti difundió ayer un comunicado con un título elocuente: "Ganancias: Schiaretti reiteró su apoyo al proyecto del Gobierno". Y recordó que "fue avalado con los ministros de Finanzas de las provincias". Un mensaje al resto de los diputados. Schiaretti milita en el massismo, al igual que su antecesor José Manuel De la Sota. Pero tiene excelentes lazos con el presidente Macri.

El mandatario cordobés declaró: "Lo importante es cambiar la escala de Ganancias. Más que discutir el mínimo no imponible, lo que se debe contemplar es que quien lo supere por un peso no tenga que pagar el 35% y pague el 2% como en cualquier país normal". Metió, así, el dedo en la llaga del massismo, que discute más el mínimo no imponible.

El proyecto de Macri lo eleva un 15%, muy por debajo de las paritarias previstas para marzo próximo, de 25% o 30%. Y plantea un cambio sustancial en las escalas salariales, que reducirían el pago en un 50% a los sueldos medios y altos.

El de Massa elevaría el mínimo no imponible al 48% -y también en las escalas- para contemplar las próximas paritarias y recuperar lo perdido en los últimos años del kirchnerismo, de modo de excluir a más trabajadores del impuesto y no incorporar más contribuyentes.

"Esa es la diferencia filosófica de nuestro proyecto. Nosotros creemos que hay que sacar gente de ganancias. El del Gobierno incluirá a 500.000 trabajadores más al impuesto, que ya pagan 2 millones", explicó a LA NACION el economista y diputado massista Marco Lavagna.

Según confiaron a LA NACION altas fuentes oficiales de Cambiemos, no se descartan negociaciones de última hora con el massismo.

"No es imposible. Lo mejor es enemigo de lo bueno", dijo uno de los negociadores. No se negociaría el mínimo no imponible. "Ahí estamos altos por más que digan lo contrario", señaló. Pero remarcó: "También juegan los gobernadores".

Otras fuentes de Cambiemos señalaron que los diputados y senadores del FPV y de otros sectores del peronismo tendrán el dilema de elegir entre sus provincias y la CGT.

Para compensar el costo fiscal, el massismo propuso crear impuestos al juego, a la renta financiera y restituir las retenciones a las mineras. El bloque de Cambiemos aceptó el impuesto al juego y estima recaudar $ 6000 millones: gravaría 0,75% a la venta de fichas y $ 40.000 anuales por cada máquina tragamonedas.

Ello compensaría el costo de deducir los viáticos, el cónyuge y el 40% de alquileres, más la actualización de topes del monotributo. "Los impuestos que propone Massa no cubren el agujero fiscal", dijo un funcionario de Macri.

El massismo se planta. "La propuesta oficialista sobre el juego es más agresiva que la nuestra, que calculamos $ 2000 millones. Pero sigue sin modificar el mínimo no imponible", dijo Lavagna a LA NACION. "La rebaja en las escalas que propuso el Gobierno no son malas. No estamos muy lejos. El problema es el mínimo no imponible: si no lo actualizan por la inflación cada vez más trabajadores pagan ganancias", completó.

El Gobierno tiene expectativa, también, en los gobernadores Juan Manuel Urtubey, de Salta, y Carlos Verna, de La Pampa, que integran el Bloque Justicialista de Diego Bossio. Y también en los de San Juan, Sergio Uñac; de La Rioja, Sergio Casas, y de Catamarca, Lucía Corpacci: sus provincias necesitan que la minería no pague retenciones, al revés de lo que propone Massa. También en el Gobierno confían en Domingo Peppo, de Chaco. "Hoy es final abierto. No lo podemos saber. Puede haber acuerdo con el FPV o con el FR. Con los cambios que hemos introducido hay muchos diputados que quieren ir a un proyecto equilibrado, porque tienen buen diálogo con los gobernadores que estarán más inclinados a votar el proyecto nuestro", dijo a LA NACION el presidente de la Comisión de Presupuesto, Luiciano Laspina, de Cambiemos. En Balcarce 50 recuerdan que el apoyo de gobernadores por compartir necesidades fiscales ya se vio en el Congreso cuando se aprobaron el acuerdo con los fondos buitres, el blanqueo, el aumento a jubilados y el presupuesto 2017.

Una difícil negociación

  • En la reunión de comisión del último jueves no hubo acuerdo entre los distintos bloques y se firmaron varios dictámenes en paralelo
  • Pasado mañana se llevarán todos los dictámenes al recinto. Primero se pondrá a consideración el que tiene más firmas, que es el del oficialismo
  • Para conseguir la media sanción debe tener 129 votos positivos, ya que una norma tributaria requiere una mayoría especial. El oficialismo aspira a sumar sectores de los distintos bloques para conseguirlo. Si no lo logra, se tratarán los otros dictámenes

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.