Gendarmes y prefectos ya no mantienen los acampes pero sí los reclamos