Gesto al votante local y a los líderes del mundo

El pedido por los presos en Venezuela se hizo para cumplir con una promesa electoral
(0)
22 de diciembre de 2015  

ASUNCIÓN (De un enviado especial).- "Lo prometimos durante la campaña y era importante cumplir nuestra palabra", afirmó uno de los asesores más cercanos del presidente Mauricio Macri a punto de subirse al avión y ya lejos del Centro de Convenciones de la Conmebol, donde el primer mandatario concretó su formal pedido a Venezuela para que revise el encarcelamiento de 75 dirigentes enrolados en la oposición.

El razonamiento del altísimo funcionario tenía dos grupos de destinatarios: los votantes argentinos, que escucharon a Macri durante la campaña con un discurso diametralmente opuesto al del kirchnerismo en materia de política exterior, y la comunidad internacional, donde se esperaba con ansias un giro en la política del país en relación a su evidente cercanía con el denominado eje bolivariano.

En la delegación argentina recordaban que Macri pidió la aplicación de la cláusula democrática del Mercosur contra Venezuela durante la campaña que lo llevó a la Casa Rosada. "Las elecciones limpias (allí) hicieron que nos bajáramos de esa cláusula, pero seguimos con el reclamo por los presos políticos", continuó el funcionario.

En Pro recordaban que buena parte de los eventuales votantes de Macri resaltaban como positiva en los estudios de opinión su posición contraria a las políticas de Maduro, una "cualidad" que no veían en su rival, Daniel Scioli, que nunca pudo despegar del alineamiento de la ex presidenta Cristina Kirchner y de sus cancilleres con el chavismo.

Cerca de Macri justificaron la dureza de su reclamo indirecto a Maduro, aunque fuentes diplomáticas enfatizaron a LA NACION que la canciller Susana Malcorra le sugirió al Presidente que "moderara el tono" de sus críticas para no generar más controversias con el país caribeño. "La realidad es que esto no es así, la información no es correcta, entonces el Presidente decidió que no es necesaria una respuesta", manifestó Malcorra en diálogo con la prensa, y en referencia a las acusaciones de la canciller venezolana. Por sugerencia, además, del jefe de gabinete Marcos Peña, Macri evitó hablar con la prensa internacional sobre el entuerto con la canciller Delcy Rodríguez antes de volver al país.

¿Hay entonces un Mercosur dividido a partir de ayer? "Tenemos una agenda común en lo que hace a la integración económica, una agenda que requiere un trabajo adicional. Es evidente también que desde lo político hay ciertas visiones distintas, lo cual tampoco significa una disrupción, porque lo que queremos hacer es la unión desde la diversidad", contestó Malcorra ante una pregunta de LA NACION en rueda de prensa informal.

La embestida de Macri contra Venezuela contaba con el aval de Paraguay, pero también de los Estados Unidos y de países de la Unión Europea como Alemania, que tiene una posición adversa a las políticas del chavismo en relación con la oposición venezolana. Y sugieren que también era importante para Brasil "arribar a algún acuerdo en materia de derechos humanos".

Más allá de las conveniencias, cerca del Presidente aseguran que su postura se relaciona con sus "convicciones y valores". Y que al margen de las acusaciones del chavismo en el plenario de presidentes, Macri intentó contribuir "a que las cosas mejoren en Venezuela, porque su voz pesa mucho" en el convulsionado país caribeño que Hugo Chávez comenzó a gobernar en 1999, con un legado polémico que intentan continuar sus sucesores. Maduro no estuvo ayer en la cumbre para defender en persona los planteos que hizo Macri en el Mercosur.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.