Gesto hacia Chávez: Aerolíneas irá todos los días a Caracas

La Presidenta firmó un convenio con Venezuela; hasta ahora había cuatro vuelos semanales
(0)
10 de diciembre de 2009  

Cristina Kirchner y Hugo Chávez hablaron de sus intenciones para la región, pronunciaron palabras de agradecimiento mutuo y exhibieron acalorados gestos de sintonía política. Hasta allí, el ritual de lo previsible para un encuentro bilateral; en este caso, la séptima reunión que los presidentes de la Argentina y de Venezuela mantienen en distintos ámbitos en lo que va del año.

Pero la rutina protocolar fue quebrada ayer por uno de los 14 acuerdos que ambos mandatarios firmaron al calor de los flashes: el que incrementa de cuatro a siete las frecuencias semanales de los vuelos de Aerolíneas Argentinas entre Buenos Aires y Caracas.

Hasta algunos meses atrás, la ruta, según las operadoras de turismo del país, no tenía precisamente un tránsito en ascenso. Pero lo cierto es que a partir del convenio que firmaron los presidentes ayer, todos los días habrá un vuelo a Venezuela.

En números, habrá disponibles 140 butacas diarias para transitar las siete horas que demora surcar el cielo que une a la república bolivariana con Buenos Aires. Ciertamente, por el explosivo incremento de la oferta que provoca, la decisión desalienta los vuelos privados, como el que rentó el gobierno argentino en 2007 y que abordó Guido Alejandro Antonini Wilson para ingresar una valija con 800.000 dólares cuyo origen y destino aún no han sido probados, pese a que el propio empresario venezolano dijo que eran para la campaña electoral del oficialismo.

¿En qué se explica la decisión oficial de aumentar los vuelos? Los presidentes Kirchner y Chávez jamás lo explicitaron en la jornada de ayer. Tampoco sus comitivas. Sólo en la empresa respondieron a la consulta de LA NACION. "La decisión se toma ante la necesidad de satisfacer una creciente demanda. El Airbus que iba 4 veces por semana con más de 300 lugares estaba casi al límite de su ocupación", dijeron voceros oficiales de la línea aérea de bandera.

Según las cifras brindadas por Aerolíneas Argentinas, el grado de ocupación de los vuelos en los dos últimos meses ha sido alto. En octubre, dijeron los voceros, estuvo en torno del 72% y en noviembre, en el 74%. Las operaciones diarias, explicaron, se harán con los flamantes Boeing 737-700, que son los nuevos aviones incorporados por la compañía. Tienen más de 140 butacas. Según explicaron en la firma, ya están volando unas seis de las 12 naves que se sumarán a la flota.

Los cuatro vuelos semanales que la compañía ofrecía hasta ahora salían los lunes, miércoles, viernes y domingos, sin escalas y en aviones Airbus A340-300, un tipo de nave de cuatro motores, especialmente concebida para hacer viajes de hasta 12.000 kilómetros.

Con sólo intentar una reserva por Internet, la disponibilidad de pasajes se exhibe en todas sus variantes tarifarias: económica (803 dólares más impuestos), primera clase (2800) y una promoción ejecutiva (1950).

La decisión de incrementar la frecuencia de vuelos se da en paralelo con un creciente rojo de los números de la compañía aérea. La empresa, según datos oficiales, perdió 1100 millones de pesos en el primer semestre del año. Para tener una dimensión de lo que esa cifra representa basta una comparación de pérdidas históricas de otras compañías: American Airlines tuvo un rojo de más de 300 millones de dólares en 1999, e Iberia, de alrededor de 200 millones de dólares anuales a mediados de los 90. Ambas fueron noticia por su dimensión.

Un dato político: la decisión se toma justo en momentos en que el Ministerio de Trabajo fue intimado a cumplir una resolución judicial para que cambie la conducción de la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA), conducida por una línea interna que responde a la ex secretaria general del sindicato y actual embajadora argentina en Venezuela, Alicia Castro.

En su discurso, la jefa del Estado insistió en la necesidad de "ir reparando las asimetrías" para mejorar la integración y sostuvo que "querer que el país de al lado crezca como nosotros no es debilidad, sino un signo de inteligencia".

En tanto, Chávez apuntó en varias oportunidades la responsabilidad de los Estados Unidos en su intervención en la región y advirtió que "no nos van a parar" en la integración. A la vez, la mandataria argentina prefirió remarcar que "no es tanto un problema de los de afuera sino de nuestros propios compatriotas que prefieren colaborar con los de afuera en contra de los intereses de su propio país". Chávez regresó ayer a Caracas en el avión presidencial.

Claves

  • El acuerdo. Cristina Kirchner y Hugo Chávez acordaron incrementar de cuatro a siete las frecuencias semanales de los vuelos de Aerolíneas Argentinas entre Buenos Aires y Caracas.
  • Los números. La decisión se toma en un momento crítico del mercado aerocomercial, y particularmente, de la empresa de bandera. Según datos oficiales, la compañía perdió 1100 millones de pesos en el primer semestre del año.
  • Protagonista. La embajadora argentina en Venezuela, Alicia Castro, tuvo su protagonismo en el convenio. Conoce como pocos la situación gremial de la empresa, pues la actual conducción de la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA) reporta directamente a ella.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.