Oficialismo. Gestos de unidad y limitada autocrítica en la cumbre de Pro