Gils Carbó afirmó que seguirá con el próximo gobierno

Dijo que las reformas que impulsó no están terminadas aún y que ese proceso podría durar "años"
Dijo que las reformas que impulsó no están terminadas aún y que ese proceso podría durar "años"
Hugo Alconada Mon
(0)
25 de mayo de 2015  

Video

No se irá en diciembre. La procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, afirmó que no piensa renunciar al cargo cuando concluya el mandato de Cristina Kirchner, sino que desea completar el plan de "fortalecimiento" del Ministerio Público que puso en marcha, lo que estima que podría tomar "años".

Gils Carbó desechó así las especulaciones de la oposición ante las críticas por algunas de sus decisiones, como denunciar al fiscal José María Campagnoli mientras investigaba la "ruta del dinero K" y la promoción de fiscales subrogantes que militan en Justicia Legítima, a la que considera "un aporte muy positivo" para transparentar el Poder Judicial.

La procuradora, que goza de la misma estabilidad constitucional en su cargo que los ministros de la Corte, reafirmó que no se siente un alfil de la Casa Rosada. "Nunca tuve una actividad militante y, menos, oficialista", sostuvo en el ciclo Conversaciones en LA NACION.

"Cuando impugné la fusión Multicanal y Cablevisión, el presidente Néstor Kirchner la estaba aprobando", dijo Gils Carbó en su defensa. Y siguió: "Otra actuación importante mía fue por Sociedad Comercial del Plata, en el que la carátula del expediente era ?Banco Nación s/estafa', y en el momento del hecho la titular del Banco era Felisa Miceli, y en el momento que hice la denuncia era ministra de Economía de Kirchner. Y más adelante seguí con la misma conducta. Cuando el fiscal Brito pidió la indagatoria de Milani (César, jefe del Ejército), Milani solicitó su remoción e inmediatamente lo rechacé. Durante mi gestión fue procesado el vicepresidente de la Nación (por Amado Boudou), un hecho que jamás había tenido lugar, fue condenada Felisa Miceli, y el fiscal Pollicita (Gerardo) impulsó y apeló el desestimiento de la denuncia promovida por Alberto Nisman. El mismo Nisman, al día siguiente de presentar la denuncia, estuvo en la pantalla de TN agradeciendo lo gentil que había sido yo siempre y el apoyo que siempre recibió de mí."

Mirá la entrevista completa aquí

-¿Por qué cree entonces que la tildan de oficialista?

-Creo que eso proviene de sectores políticos y grandes corporaciones económicas interesadas en instalar esa versión.

-¿Puede expresar cuál es la diferencia entre las acusaciones que afrontan los fiscales Carlos Gonella y José María Campagnoli?

-Son dos casos totalmente diferentes. En el de Gonella, si yo rechacé inmediatamente esa denuncia es porque no sólo no hay ninguna infracción en su desempeño, sino que es un caso que afecta la libertad de expresión. Es pública la información de si un juez fue indagado [por la citación a indagatoria de la jueza Gabriela Lanz], que no tiene el mismo grado de privacidad que un ciudadano común.

-¿Y Campagnoli?

-Bueno, Campagnoli está en su despacho, trabajando. Cometió un? un error, una falta grave, no para mí, sino para cinco fiscales que forman parte de un consejo que en su mayoría fue designado por el doctor Righi (Esteban, anterior procurador), que siempre opinan cuando se trata de un caso complejo. Ellos entendieron que era suficientemente grave como para que fuera analizado por un tribunal de enjuiciamiento. Ya en este tribunal, que tiene siete miembros que son representantes de distintos organismos (uno solo era del Ministerio Público), entendieron que era suficientemente importante como para suspenderlo en sus funciones y luego, bueno? no se llegó a un pronunciamiento del tribunal de enjuiciamiento, que es lo que yo hubiera esperado para que la gente tuviera en claro qué fue lo que sucedió, y no se llegó en medio de violentas presiones contra el tribunal, contra una defensora que renunció alegando motivos de salud, hubo escraches contra la hija de uno de los miembros del tribunal, pintadas en la casa del fiscal instructor. Digamos que se dio un contexto? un poco? irregular.

-¿Campagnoli debió ser destituido para usted?

-[Toma aire] No lo puedo decir porque debería haberse realizado el juicio, donde ahí habríamos visto cuáles eran las pruebas y las defensas que tenía el doctor Campagnoli.

-¿Cómo interpreta que la sociedad, o una parte de ella, haya tomado esto como una ofensiva en contra del fiscal que estaba investigando al poder y que quizás había metido los dedos en el enchufe?

-Bueno, es que ése es un error. En el caso Báez, Campagnoli se introduce [siendo] que no era de su competencia, desoyendo varias resoluciones judiciales que lo declaran incompetente; luego toma una causa y le da vuelta el objeto, porque era por una administración fraudulenta con Elaskar [Federico] como imputado y lo pone como víctima, pero nunca lo cita para corroborar esa apreciación.

-¿Cuál es su balance sobre Justicia Legítima tras estos primeros años?

-Creo que fue un aporte muy positivo en algo que el Poder Judicial no está muy acostumbrado, que es la autocrítica de algunos temas, como la independencia del Poder Judicial, que debe ser del poder político y también del poder económico, y ése fue uno de los planteos de Justicia Legítima, más la transparencia, contra esa tradición oscurantista que tiene el procedimiento sobre todo en el ámbito penal. Y digo eso porque estamos con un Código Procesal Penal que va a cambiar esto por audiencias públicas en las que vamos a ver qué pruebas tiene el fiscal para acusar, o cómo actúa el juez para resolver. Ése es el sistema que Justicia Legítima ha defendido.

-Usted mantiene un buen diálogo con algunos fiscales, y ha promovido a algunos de ellos a distintas posiciones clave, pero no se ha reunido con los fiscales federales de Comodoro Py...

-Sí, me he reunido, aunque con algunos tengo mejor diálogo que con otros. De todos modos, no elijo a los subrogantes porque tengo buen diálogo, se eligen de acuerdo con el distrito, quién está disponible, los reglamentos...

-¿Hay fiscales que se han designado durante los últimos tiempos que adscriben a una visión en particular, como Justicia Legítima, que aquéllos que no lo son?

-No puedo hacer esa evaluación. No conozco realmente la ideología de todos los fiscales. No podría decirle.

-¿Usted vislumbra, dado el recambio presidencial, presentar su renuncia al cargo al completar la aplicación de las reformas del Ministerio Público, del Código Procesal Penal y asumir la oficina de las escuchas telefónicas? ¿O usted proyecta un trabajo a 5, 10, 15 años?

-No sé si 10 o 15 años, pero llegué hace dos años y medio, puse en marcha un plan de fortalecimiento del Ministerio Público y todavía no está terminado. Quiero tener un Ministerio Público Federal al nivel de los estándares internacionales, y me va a llevar un tiempo, no sabría decirle cuántos años. Pero no estoy pensando en retirarme cuando cambie el gobierno, si ésa es su pregunta.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.