Gobernabilidad, clave de la cumbre iberoamericana