Gobernadores del PJ arman un plan "antidolarización"

Quieren definir una propuesta única
(0)
17 de diciembre de 2001  

Las múltiples recetas que los gobernadores del PJ intentarán fundir a partir de hoy en un plan económico concreto tienen por el momento un solo denominador común: el rechazo de una dolarización total de la economía.

El resto de las medidas que propondrán en los próximos días al Gobierno están en discusión y formarán parte del debate que protagonizarán desde hoy los ministros de Economía y principales asesores en la materia de las 14 provincias administradas por el Partido Justicialista, en el Consejo Federal de Inversiones (CFI), en el centro porteño.

El gobernador de Buenos Aires, Carlos Ruckauf, intentará conseguir respaldo para el proyecto económico que LA NACION anticipó el fin de semana, que contempla una rebaja de impuestos y de las tasas de interés que paga el país a sus acreedores, y la creación de una canasta de monedas que incluya el peso, el dólar y un bono cuya cotización fluctúe.

Por el momento, ninguno de los gobernadores justicialistas se manifestó favorable a esa idea. La mayoría prefiere abrir una discusión profunda que no implique, simplemente, aprobar o desaprobar el plan ya elaborado.

Se sabe que entre las propuestas que llevarán los ministros estará la del cordobés José Manuel de la Sota, que quiere proponer al Gobierno transformar en pesos todas las deudas contraídas en dólares para llevar tranquilidad a la población y generar confianza en el sistema financiero.

Los representantes del Frente Federal Solidario, que engloba a las 11 provincias "chicas" gobernadas por el justicialismo, ratificará su plan de crear un seguro de desempleo. La idea cuenta con el aval explícito de todo el peronismo, incluso del ex presidente Carlos Menem, jefe del partido.

Las propuestas

La reunión de economistas prevista para hoy será conducida por el gobernador de San Luis, Adolfo Rodríguez Saá, que también motoriza una serie de medidas que intentará sumar a la propuesta oficial del bloque de mandatarios.

Ese plan incluye una reforma de la Constitución para disminuir los gastos de la política mediante una drástica reducción de los cargos legislativos.

Si bien esa iniciativa no entusiasma a muchos de sus pares, sí podría incluirse en el plan alternativo el pedido al Gobierno del traspaso de la policía y de la justicia ordinaria a la Ciudad de Buenos Aires, sin las partidas presupuestarias que tendrían que corresponderle.

Según confirmó el gobernador puntano, en la reunión de hoy, que comenzará 15, estarán los ministros de Economía de las 14 provincias peronistas, así como economistas del interior, y allí se evaluarán informes de técnicos norteamericanos y de varias fundaciones internacionales relacionados con la situación financiera del país.

El encuentro surgió como resultado de la convocatoria lanzada por el presidente Fernando de la Rúa a una concertación política con todos los sectores. Los gobernadores decidieron no sumarse al diálogo político hasta definir una propuesta económica común.

Así evitarían, además, que el eventual acuerdo con el Gobierno no sea simplemente para apoyar un ajuste en el presupuesto 2002.

"Tenemos que conseguir un plan productivo que sea una alternativa al ajuste permanente que impulsa el Gobierno", afirmó ayer Rodríguez Saá.

De la reunión de hoy podría salir un borrador, que mañana será estudiado durante un plenario de los gobernadores de la oposición. "Primero sacaremos nuestra conclusión. Si tenemos propuestas interesantes, las haremos conocer al gobierno nacional", destacó el coordinador del encuentro.

Respaldo

Lejos de las discusiones por la elaboración de un plan económico alternativo, el bloque de gobernadores quiere respaldar al Presidente. Ayer, el gobernador de Santa Fe, Carlos Reutemann, dijo que Fernando de la Rúa deberá llegar "como sea" al año 2003, cuando finaliza su mandato, y desestimó que el jefe de Estado decida voluntariamente alejarse de la presidencia.

"Hay que hacer todo lo posible para que De la Rúa llegue a 2003, como sea, salvo que él no quiera o no pueda y pida su relevo", dijo Reutemann.

Enseguida, Reutemann consideró improbable que De la Rúa abandonara la presidencia, "porque sería sacrificar a la UCR", y observó que "si bien el Gobierno no acierta, no lo veo a De la Rúa levantando una bandera de rendición".

Sobre la continuidad de Domingo Cavallo en la cartera económica, el gobernador hizo un comentario optimista al considerar que "siempre sale hacia adelante".

"Aun en medio del incendio, el hombre (Cavallo) pega un manotazo y sale, pero crea muchas rispideces", dijo Reutemann.

En el mismo sentido, el presidente provisional del Senado, el misionero Ramón Puerta, sostuvo que el Gobierno debe tener un plan para salir de la crisis.

"Al presidente De la Rúa le quedan dos años de mandato y a esta crisis la tenemos que resolver ya. El Ejecutivo tendrá que armar, supongo que lo tendrá a punto, un plan mínimo para resolver el deterioro económico", dijo Puerta.

Definición

"Hay que hacer todo lo posible para que el presidente De la Rúa llegue al año 2003 como sea, salvo que él no quiera o no pueda y pida su relevo de la presidencia."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.