Gobernadores del PJ quieren que rija la ley de lemas en la próxima elección

De la Sota dijo que la idea está ganando consenso entre los gobernadores; Marín y Romero prefirieron no hablar de la convertibilidad, y Ruckauf y Kirchner pidieron que De la Rúa se llame al silencio
(0)
21 de diciembre de 2001  • 13:11

Tras la renuncia de Fernando de la Rúa, los gobernadores justicialistas volvieron con fuerza al primer plano de la escena política nacional.

Anoche, se reunieron en la provincia de San Luis y hoy se encontraron en el Congreso Nacional para la celebración de la Asamblea Legislativa que tendrá 48 horas para decidir quien gobernará a la Argentina.

Desde el aeropuerto puntano de Merlo, antes de arribar a la ciudad de Buenos Aires, el gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, reveló que la elección a través del sistema de ley de lemas está ganando buen consenso. El mandatario opinó que de esta manera “se evitan las internas partidarias que serían costosas en un momento de tanta crisis que está viviendo la Argentina y permite que los candidatos de los distintos partidos puedan proponer sus ideas”.

El dirigente justicialista también indicó que todos los gobernadores están evaluando los posibles candidatos para la próxima elección, que se rumorea será entre 45 y 60 días. “Siempre hemos dicho que queremos que el pueblo argentino elija entre las figuras mejor posicionadas para la consideración pública. Si así lo están, es porque los ciudadanos ya empezaron a valorarlos como buenos gobernantes y con buenas ideas”, agregó.

Por su parte, el mandatario de Santa Cruz, Néstor Kirchner, criticó duramente a de la Rúa al considerar que “se fue de la peor de las formas, reprimiendo a jóvenes argentinos” y expresó que el mayor favor que puede hacer el presidente renunciante es “llamarse a un prudente silencio”.

Respecto al rumbo de la economía argentina en este período de transición, Kirchner recalcó la necesidad de apoyar un marco de estabilidad monetaria "cierto, de no tomar ninguna decisión apresurada y de instaurar, de forma urgente, un seguro de empleo más un plan de contención social, y recuperar la cadena de pagos interna."

“Hay que decirle la verdad a los argentinos, que el país está quebrado, que estamos en un default externo y que la cadena de pagos está rota. Los acreedores externos van a tener que entender no se puede seguir sometiendo al pueblo argentino a esta situación de indignidad”, reflexionó.

La continuidad de la convertibilidad, una postura clave para definir el rumbo que marcará la economía nacional, no es un tema que no se discutió en la reunión de gobernadores peronistas, según contó el gobernador de La Pampa, Rubén Marín. “Creemos que la responsabilidad tiene que asumirla quien sea electo por la sociedad argentina. Nosotros, en un gobierno provisorio de 45 días, no podemos asumir ese compromiso”.

El mandatario salteño, Juan Carlos Romero, también llegó a la Capital para participar de la Asamblea y se refirió al perfil económico que adoptaría el gobierno provisorio. En declaraciones a la prensa manifestó que la discusión no gira en torno a la devaluación o a la dolarización sino que se debe centrar en la deuda y las condiciones de renegociación.

El justicialista también mostró su acuerdo con que otras fuerzas políticas con representatividad en el Congreso participen del gabinete provisorio. “Es una forma de hacernos cargo de esta situación, que no fue querida ni buscada, sino provocada por el equívoco de un gobierno que ha venido trayendo al país a este caos hace dos años”.

Consultado sobre las declaraciones de De la Rúa, que manifestó que el PJ se equivocó al no prestar su colaboración, Romero advirtió: “Lo curioso es que cuando gobernaba el peronismo, la culpa era de los justicialistas o de los menemistas, pero cuando gobernó la Alianza, la culpa es de todos los políticos. Eso es un equívoco que se va a aclarar”.

Al respecto también se pronunció el gobernador bonaerense Carlos Ruckauf que declaró que "le haría bien a la opinión pública que haga un poco de silencio".

El ex vicepresidente se manifestó partidario de ir pronto a elecciones para designar un nuevo jefe de Estado, ya que para conducir la Argentina se "necesita el voto popular", porque un presidente débil no puede suplantar a otro presidente débil", dijo.

"Mi convicción es que el voto popular es el único que puede dar mandato", sostuvo Ruckauf al ingresar esta mañana a la Casa de Gobierno en La Plata.

Diarios del interior del país

El Tribuno (Salta)

La Capital (Rosario)

Los Andes (Mendoza)

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.