Golpearon a un jefe policial en un hospital

Fue en la sala de guardia del Fiorito
Fue en la sala de guardia del Fiorito
Gabriel Di Nicola
(0)
27 de junio de 2002  

En el hospital Fiorito, en Avellaneda, ayer reinó el caos. Cuando el comisario inspector Alfredo Fanchiotti comenzaba a dar una conferencia de prensa en la puerta de la guardia médica para explicar los episodios que habían ocurrido minutos antes en el puente Pueyrredón, fue agredido por familiares de los piqueteros heridos y tuvo que ser atendido por personal médico.

El jefe policial se preparaba para dar explicaciones cuando, sin mediar palabra alguna, recibió un puñetazo en la cara. Dos personas fuera de control lo hirieron en el rostro.

En el acto Fanchiotti comenzó a sangrar. Tuvo que ingresar en la guardia médica para ser atendido por los profesionales del nosocomio. Según el parte médico oficial, el comisario inspector "sufrió una herida cortante".

Según informaron fuentes policiales, Fanchiotti ya había sufrido lesiones leves cuando fue alcanzado por un proyectil en el puente Pueyrredón.

También, en el hospital Fiorito -según el parte médico- fue atendido el agente oficial Guillermo Paggi, con lesiones en el brazo izquierdo.

Al final, Fanchiotti dio la antes frustrada conferencia de prensa en la Delegación Departamental de Investigaciones de Lomas de Zamora.

La calma tardó en llegar. Luego de las 18 comenzaron a salir de la guardia algunos de los heridos. Manuel Herrera, de 26 años, resultó con lesiones en ambas piernas.

"Me hirieron con balas de plomo. Tengo tres perdigones en la pierna derecha y uno en la izquierda. Me salvé porque las balas pegaron en la billetera y en una moneda", aseguró el joven y dijo, que pesar de que tiene trabajo, estaba en apoyo de sus compañeros desocupados.

Según relató Herrera, todo comenzó a las 14, cuando tomaba mate con tres compañeros en un local de la Izquierda Unida (IU), situado en Brandsen al 1200, en Avellaneda.

"Comenzaron a disparar con balas de plomo y nos lanzaron gases lacrimógenos. Nos escapamos por los techos de la casas vecinas. Luego, como pudimos, llegamos al hospital", dijo Herrera cuando se retiraba de la guardia médica.

Al cierre de esta edición, en el nosocomio seguían internadas ocho personas. Walter Capote, uno de los tres directores asociados del hospital, comentó: "Dos pacientes están en observación intensiva, otro en intermedia y los demás están en un estado normal".

Capote no confirmó que las personas que ingresaron en el hospital sufrieron heridas de balas de plomo, pero aseguró: "Hay un hombre que tienen una fractura de tibia; una bala de goma nunca produce este tipo de lesiones".

Otros de los directores asociados del hospital, Enzo Vaccaro, comentó que durante la tarde estuvieron comunicados con el Ministerio de Salud provincial, que a su vez mantenía una línea directa con el titular de la cartera nacional, Ginés González García.

Los directores asociados del nosocomio informaron que recibieron la visita del premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel y de distintas organizaciones de derechos humanos que se interesaron por el estado de salud de los heridos.

"También vinieron el diputado nacional Luis Zamora (Autodeterminación y Libertad) y la legisladora Vilma Ripoll", agregó Capote.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.