La visita del presidente de Chile. Gracias a Neruda, Lagos viene a sellar las fisuras con Kirchner