Graves incidentes en Caracas

Este mediodía, la Guardia Nacional lanzó gases lacrimógenos contra manifestantes opositores que marchaban por la capital venezolana; se registraron dos muertos y 54 heridos
(0)
27 de febrero de 2004  • 19:40

CARACAS.- Dos hombres murieron y 54 personas fueron heridas -25 de ellas por armas de fuego- tras los choques registrados hoy entre opositores del presidente Hugo Chávez y fuerzas de seguridad en los alrededores de la sede de la XII cumbre del Grupo de los 15 en Caracas.

"Hay dos muertos y 54 heridos", dijo Cardozo del Centro de Operaciones del cuerpo de Bomberos de Caracas. Cardozo identificó a los fallecidos como Juan Carlos Lugo, de 25 años y Alberto Aumaitre, de 65 años.

Un grupo de manifestantes trató de avanzar sobre dos cordones humanos de unos 200 guardias nacionales, con equipos antimotines, que se apostaron al final de la céntrica avenida Libertador para bloquear el paso de la marcha hacia el hotel sede de la XII cumbre del Grupo de los Quince.

Los militares intentaron replegar la protesta utilizando balas de goma y bombas lacrimógenas. Algunos manifestantes respondieron con piedras y objetos contundentes.

El comandante de los bomberos de Caracas, coronel Rodolfo Briceño, declaró a la AP que al menos 15 personas resultaron heridas en los enfrentamientos.

Precisó que 8 personas, entre ellos un camarógrafo de una televisora, sufrieron heridas de bala.

Un fotógrafo del diario local El Impulso fue golpeado en el rostro con un objeto contundente.

El Vicepresidente José Vicente Rangel informó que un guardia nacional fue lesionado al ser agredido con un tubo, y un policía militar sufrió contusiones en la cabeza luego que desconocidos le dispararon con un arma de fuego. Explicó que pudo salvarse porque tenía puesto su casco.

Dijo además que una casa del partido oficialista Movimiento Quinta República, ubicada en la avenida Libertador, fue incendiada.

Briceño comentó que más de un centenar de personas, entre ellos niños, que habitan en los alrededores de la avenida Libertador, resultaron "gravemente afectados" por los gases de las bombas lacrimógenas, y debieron ser desalojados de emergencia del lugar.

Para Rangel, los manifestantes opositores "son un grupo de malandros, de foragidos, el lumpe actuando contra el orden constitucional y democrático".

Sostuvo que la oposición "golpista y terrorista" está "buscando estas excusas" para llamar la atención internacional.

Defendió las actuaciones represivas de los militares señalando que "tiene que reaccionar (como) cualquier fuerza pública de cualquier ciudad del mundo". 50.000 policías y militares fueron enviados a las calles.

El secretario general de la mayor central obrera del país, Manuel Cova, desestimó las limitaciones de acceso impuestas por el gobierno, y dijo que la oposición se mantendrá en la calle para presionar por la realización de la consulta contra Chávez.

"La calle se ha convertido en el escenario para exigir respeto", afirmó.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) decidió el martes pasar a observación 148.000 planillas - que tiene una capacidad máxima de 10 firmas cada una - por presentar casos de nombres de electores que tenían una caligrafía similar.

Una fuente vinculada la proceso de verificación informó que la medida tomada por el CNE pone en riesgo de anulación 700.000 firmas, que suma a otras 400.000 rúbricas que están en observación, hace casi imposible el referéndum.

Para llamar a una consulta popular contra Chávez se requieren al menos 2,4 millones de firmas. La oposición asegura que recolectó 3,4 millones.

Kirchner sigue de cerca la situación

Por su parte, el presidente Néstor Kirchner señaló que sigue "muy de cerca" la situación en Venezuela, al tiempo que se abstuvo de opinar sobre la "situación interna de países hermanos".

Kirchner señaló a la cadena Globovisión que el "proceso venezolano funciona muy bien" y dijo esperar "que todo el pueblo pueda resolver como corresponde históricamente sus problemas en la convivencia y la democracia puedan seguir haciendo crecer a este gran país".

Al ser consultado sobre los conflictos que se viven en las calles de Caracas, Kirchner respondió que "no me gusta opinar sober la situación interna de países hermanos", según se informó en la página de Internet de la cadena televisiva venezolana.

Agencias ANSA, AFP y DyN

Más información: Diario El Nacional

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.