Gualeguaychú, sumido en el desconsuelo, retoma la lucha

El fallo impactó duro, pero la asamblea volvió a sesionar y hoy habrá un caravana
(0)
14 de julio de 2006  

GUALEGUAYCHU.- Del desconsuelo al ímpetu y de la amargura a la determinación. Estas repentinas mudanzas de ánimo vivieron ayer los vecinos de esta ciudad que amanecieron -incrédulos- con la noticia de la negativa de La Haya y terminaron el día -enérgicos- en un tumulto de voces y propuestas para resistir a las papeleras. Todo ocurrió siempre en el mismo escenario: el teatro local, donde se representó la obra que desvela a Gualeguaychú.

La Asamblea Ciudadana Ambiental decidió anoche no volver a los cortes, pero aprobó una caravana para hoy, a las 13, que interrumpirá el paso de la ruta 14, la llamada ruta del Mercosur. Saldrá desde el Acceso Sur de la ciudad y terminará en la Costanera: harán atronar bocinas y flamear banderas argentinas.

Hubo un gesto de dureza hacia el Gobierno: el medio millar de vecinos reunido en el teatro no aceptó el convite de reunirse el martes en la Cancillería para dialogar. Propusieron, a cambio, invitar a los funcionarios a que vinieran hasta aquí.

El sector moderado tomó el consejo de la secretaria de Medio Ambiente, Romina Picolotti, que ayer estuvo aquí para contener un poco los ánimos crispados, de no insistir en los piquetes para no empantanar la estrategia judicial, que sufrió un fuerte revés: la Corte Internacional de La Haya rechazó conceder a la Argentina una medida cautelar para exigir a las pasteras Botnia y ENCE, que suspendieran las obras en Fray Bentos, sobre la costa uruguaya.

Los más duros querían lanzarse ya a las rutas y, según algunas de las mociones escuchadas, cerrar la frontera o bloquear la ruta 14. De todos modos, se percibió un alto grado de unidad.

Vigilia y decepción

El 14 a 1 -tal el resultado de la votación de los jueces- fue seguido en la madrugada de ayer con dramatismo y expectación por unos 300 vecinos que llenaron las butacas de madera del teatro local con banderas argentinas y consignas de "No a las papeleras".

Desde las cinco de la madrugada, hora en que se conocía el aciago resultado, las pantallas gigantes que transmitieron la señal del canal 12, de Uruguay, fueron el centro de atención de hombres y mujeres que se agarraban la cabeza, se comían las uñas, se tomaban de las manos, lloraban.

Después, la frustración disparó la decepción y la furia. Para cuando llegó Picolotti al teatro, a las 8.10, la atmósfera era muy tensa.

En realidad era la segunda visita de la secretaria de Medio Ambiente al teatro: en la noche del miércoles ella mantuvo un encuentro con los vecinos, el primero en calidad de funcionaria.

Esta ciudad ya conoce a Picolotti. La joven cordobesa es una activa enemiga de las papeleras y por eso decidieron incluirla en los carteles que adornaron el teatro: "Gualeguaychú no va a aflojar; Romina tampoco".

Difícil tarea

Vestida de negro y con un chal maíz, Picolotti tomó el micrófono, y sin poder disimular una cara de susto procuró transmitir optimismo a los vecinos.

"Aguante Argentina, aguante Gualeguaychú", fueron sus primeras palabras, mientras la gente coreaba "deciles que no a las papeleras".

La funcionaria kirchnerista arrancó entonces con su mensaje de esperanza: "Esto no es el fin del mundo. Esto es el primer paso, y la lucha continúa".

Picolotti estuvo 40 minutos en el teatro, de los cuales usó casi media hora para exponer su visión del fallo, secundada por la fiscal de estado de Entre Ríos, Claudia Mizawak, y el abogado de la asamblea Fabián Moreno Navarro.

Durante los minutos restantes los vecinos pudieron hacer unas pocas preguntas (se iban pasando el micrófono), hasta que la funcionaria puso fin a esa suerte de debate abierto cuando los ánimos se tornaron un tanto agresivos.

La gente quiso saber qué va a hacer el Gobierno para ayudar a Gualeguaychú, se solicitó la remoción del vicecanciller Roberto García Moritán, "porque no hizo nada a tiempo", y hasta se escucharon críticas a los políticos y a los superpoderes. La funcionaria no escapaba de la incomodidad y prometía transmitir todas las inquietudes a la administración de Néstor Kirchner.

Picolotti prefirió concentrar sus palabras hacia los puntos positivos del fallo: "No es un hecho consumado porque la Corte estaría dispuesta a ordenar el desmantelamiento de las fábricas si se demostrara el daño ambiental". Y a los inversores de las empresas les dijo: "El no a la cautelar no significa que las fábricas sean una inversión segura; ésta no es la posición definitiva de la Corte".

Los asambleístas reconocieron la buena voluntad de la flamante secretaria, pero igual ya preparan una protesta contra las papeleras durante la inminente visita de Tabaré Vázquez a Córdoba, en el encuentro del Mercosur que se realizará la semana próxima.

Aclararon que si va Evangelina Carrozzo, la reina del carnaval de Gualeguaychú que eclipsó a los presidentes en la Cumbre de Viena, lo hará como una más, sin bikini ni lentejuelas.

"Responsabilidad y reflexión"

  • "Todos tenemos que actuar con mucha responsabilidad y con mucha reflexión", dijo ayer el gobernador de Entre Ríos, Jorge Busti, en Paraná, donde brindó una conferencia de prensa para referirse al fallo adverso a la Argentina del tribunal internacional de La Haya. En declaraciones a la agencia Télam, Busti pidió a los asambleístas de Gualeguaychú "ser cuidadosos" para no "perjudicar los intereses del país". Y advirtió, además, que "una medida [de protesta] en este momento debilitaría absolutamente las posibilidades de la Argentina en el juicio principal".
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.