Guerra por el agua: Mendoza entrega sólo 18% del caudal mínimo que reclama La Pampa

Menodoza entrega solo el 18% del caudal mínimo que reclama La Pampa
Menodoza entrega solo el 18% del caudal mínimo que reclama La Pampa Fuente: LA NACION
Pablo Mannino
(0)
16 de enero de 2018  • 14:25

Las aguas bajan escuálidas hacia La Pampa. En medio de la puja histórica y judicial por el río Atuel entre Mendoza y la vecina provincia, la Nación realizó la primera medición del caudal, a tono con los requerimientos de la Corte Suprema, lo que permitirá la toma de decisiones sobre la disponibilidad del recurso e intentar acordar finalmente la cantidad que debe fluir.

Los datos, a los que accedió este diario, son reveladores, inclinando la balanza de la razón hacia los pampeanos: hoy reciben menos de la quinta parte de los 4,5 metros cúbicos de caudal mínimo fluvioecológico que reclaman para mantener con vida el ecosistema.

Aunque se trata de información inédita, que puede ir variando día a día por el tipo de escurrimiento del río, la instalación de sensores de nivel y salinidad con transmisión a tiempo real, dispuestos en puntos clave por la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación, muestra fácticamente lo que hoy está ocurriendo con las aguas de la polémica, más allá de las visiones y números de una u otra parte.

Según el informe al que accedió este diario en exclusivo, los resultados de la medición que hizo la Nación los primeros días de 2018, que se mantienen similares a la fecha, van a contramano de lo expuesto por las autoridades mendocinas en diciembre pasado, quienes aseguraron que el caudal que llega a La Pampa supera los 3 metros cúbicos por segundo. Es que el reciente y novedoso sistema de monitoreo, colocado en las estaciones Carmensa, en General Alvear, y Puesto Ugalde, en el puente pampeano limítrofe de Paso de los Vinchuqueros, en un tramo de más de 140 kilómetros, arrojó que sólo está llegando a la vecina provincia 0,8 metros cúbicos por segundo. Esto es sólo un 18% del total mínimo exigido por La Pampa y puesto sobre la mesa en la demanda ante el máximo tribunal, el cual obligó a las partes para febrero a negociar y pactar un monto fijo y permanente, aún sabiendo que el río tiene variaciones importantes durante el año, ya que el caudal depende del deshielo. De hecho, este martes se realizará en Buenos Aires, una nueva reunión del Comité Interprovincial de Atuel Inferior (CIAI) para intentar avanzar, ya que esta situación deberá definirse entre ambas jurisdicciones el 14 de febrero, a tono con lo dispuesto por el máximo tribunal nacional. A comienzos de diciembre, la Corte ordenó que ambas provincias fijen un caudal apto para la recomposición del ecosistema, así como la reactivación del CIAI, conformado por las dos provincias y el gobierno nacional.

"El Gobierno Nacional está comprometido en lograr el diálogo y consenso entre las provincias para alcanzar una solución definitiva sobre el Río Atuel. En línea con la resolución de la Corte Suprema hemos sumado dos puntos de medición a la Red Hidrológica Nacional que brindarán datos en tiempo real sobre cantidad y calidad de agua", expresó a este diario el subsecretario de Recursos Hídricos de la Nación, Pablo Bereciartúa

Así las cosas, teniendo en cuenta la cantidad de agua histórica promedio de unos 30 metros cúbicos por segundo de acuerdo a los datos del Departamento General de Irrigación, o de los 27 metros cúbicos previstos para este año, en medio de la continua emergencia hídrica provincial, el flujo de agua que está ingresando a La Pampa es a todas luces muy bajo. Tal es así, a decir por los especialistas consultados por este diario, que en la localidad mendocina de Carmensa, en caso de que fuera pampeana, también tendría motivos para reclamar. Allí, ni siquiera hoy se logra cumplir con el caudal mínimo que reclama La Pampa, ya que sólo tiene un flujo de 2,4 metros cúbicos por segundo. De todas maneras, vale aclarar que las mediciones convencionales anteriores indicaban cifras más altas; por ejemplo en diciembre, para este punto específico, el caudal era de 5 metros cúbicos por segundo. Ahora, los números parecen ser más contundentes.

"En estos dos lugares se tomaban datos de aforos pero una vez por mes o cada dos meses iba una persona y medía. No eran rigurosos. Ahora por primera vez hay estaciones las 24 horas que tienen datos 24x7 y en tiempo real", explicó una alta fuente del gobierno nacional. De esta manera, más allá del tipo de río, según las mediciones anteriores a este nuevo sistema también deja en claro las diferencias.

Se trata de un moderno sistema operativo, con estaciones remotas dotadas de un programa de comunicación que reporta a una estación maestra, que está montada en el servidor de Evarsa (Evaluación de Recursos Sociedad Anónima). En ambos sitios se instalaron sensores de nivel, gabinete, batería, panel solar con regulación de tensión, antena satelital y transceptor satelital, entre otros equipos y materiales. Este sistema informa permanentemente la altura del río, lo que permite con ecuaciones específicas determinar en el momento el caudal del río.

En diálogo con este diario, el intendente de Santa Rosa, miembro directivo de la asociación civil ambientalista Alihuén y secretario del Comité Nacional de la UCR, Leandro Altolaguirre, ya se refirió a la necesidad de solidaridad de los mendocinos y al cumplimiento de las sueltas, que tienen que tener el ciclo normal del agua. "En invierno, cuando hay menor escurrimiento, tenemos más agua; en verano cortan el río directamente", indicó Altolaguirre, reclamando que al menos se cumpla con el escenario mínimo de caudal de 4,5 metros cúbicos por segundo.

En la anterior reunión del CIAI quedaron nuevamente en claro las posturas. "De ninguna manera puede haber una suelta de agua para restablecer un caudal apto sino con obras que garanticen una mejora en la oferta del recurso hídrico", rezaba el escrito del gobernador mendocino Alfredo Cornejo. "Es necesario dejar establecido un caudal mínimo fijo y de cumplimiento obligatorio que permita la recomposición del ecosistema", fueron las palabras del gobernador pampeano Carlos Verna.

Así, para las autoridades mendocinas, es una situación compleja que podría resolverse con obras específicas para el aprovechamiento del recurso. Pero dejaron en claro que de avanzar con el pedido mínimo por La Pampa se tendrían que dejar de regar unas 3.500 hectáreas mendocinas, lo que complica aún más el escenario. Sin dudas, de no llegar a un acuerdo por el flujo del río, la última palabra la tendrá el máximo tribunal argentino, aunque vale aclarar que el caudal del río de la controversia no es "estático".

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.