"Ha defraudado a la opinión pública"

Duhalde cuestionó con dureza la dimisión del ex mandatario; instruyó a su gabinete a contribuir con el presidente electo
Mariano Obarrio
(0)
15 de mayo de 2003  

El presidente Eduardo Duhalde aprovechó ayer la confirmación de la renuncia de Carlos Menem al ballottage para propinarle a su histórico adversario en el PJ una suerte de embestida final.

Desde fuera del país, Duhalde dijo que "Menem ha defraudado a la opinión pública, a quienes lo votaron y fundamentalmente a la imagen de la Argentina en el exterior".

De visita en el Uruguay, donde se reunió con el presidente Jorge Batlle para despedirse, el Presidente aseguró: "Yo lamento mucho esa decisión. La esperaba, porque Menem nunca respetó las instituciones".

Quienes estuvieron cerca suyo comentaron a LA NACION que Duhalde sentía ayer en Montevideo una extraña sensación que combinaba la satisfacción por la huida de Menem y el rechazo a los términos de la renuncia del ex presidente.

"En nuestro país todos saben que Menem no participó de la segunda vuelta porque iba a ser la derrota más catastrófica de su historia", explicó el jefe del Estado.

"Esto viene mal a la consolidación de un proceso en el que los argentinos dimos una lección de civilidad hace muy pocos días", dijo. Consideró además que la historia juzgaría a Menem "muy mal".

Desde temprano, Duhalde le había ordenado a sus funcionarios que continuaran con el dispositivo para la segunda vuelta electoral que se iba a hacer el domingo próximo y que luego se canceló debido al abandono del candidato del Frente por la Lealtad.

El Presidente ratificó ante el jefe del Gabinete, Alfredo Atanasof, y otros funcionarios y ministros, que de aquí en adelante dejará que Néstor Kirchner, que asumirá el 25 próximo, dirija todo el operativo político de acercamiento a otras fuerzas para procurar garantizar la gobernabilidad de su gestión.

"La mejor contribución que le puedo hacer a Kirchner para la gobernabilidad es irme al exterior por un mes y facilitarle el acuerdo parlamentario con nuestros diputados del PJ bonaerense", dijo ante algunos de sus colaboradores de mayor confianza.

Precisamente, en Uruguay le preguntaron a Duhalde si quedaría afectada la gobernabilidad. "No, para nada. Si Kirchner hubiera ido a las urnas el domingo próximo habría tenido la diferencia como marcaban todas las encuestas", dijo el Presidente.

La prioridad de Duhalde es ahora despejar todas las especulaciones de una posible debilidad de su sucesor.

"Hoy tiene una imagen muy consolidada en la sociedad y estarán todas las fuerzas políticas democráticas, por supuesto, apoyando esta gestión", señaló. Y agregó: "Se inicia un nuevo camino en la Argentina, les dimos paso a las nuevas generaciones, tanto él como su compañero de fórmula son sangre nueva, con mucha fuerza".

Duhalde afirmó en forma contundente: "Estoy convencido de que el éxito coronará sus esfuerzos".

Dureza con Menem

Muy duro con el ex presidente resultó también el secretario general de la Presidencia, José Pampuro, que opinó que "es lamentable la actitud de Menem de abandonar el ballottage e impedir que el pueblo argentino pudiera expresarse en las urnas". Y denunció que "Menem trata de restarle fortaleza política al gobierno de Kirchner, pero de ninguna manera lo logrará".

Vaticinó que, "en cambio, provocará automáticamente que la gran mayoría de los ciudadanos se expresen en apoyo a su gestión, porque advertirán que se abrirá una nueva etapa".

Duhalde llamó por la noche al ministro del Interior, Jorge Matzkin, para que desdramatice la situación y ratifique la vigencia del sistema institucional. "No va a haber elecciones el domingo y queda proclamada la fórmula Kirchner-Scioli", explicó el funcionario.

Para evaluar el nuevo escenario, Matzkin se había reunido antes en su despacho con los presidentes del Senado, José Luis Gioja, de la Cámara de Diputados, Eduardo Camaño, y los senadores justicialistas Miguel Pichetto y Oscar Lamberto.

El ministro anunció que, por orden del Presidente, el dinero ahorrado por la cancelación del ballottage, unos 15 millones de pesos, se enviarán a la provincia de Santa Fe como ayuda a la reconstrucción luego del drama de las recientes inundaciones.

Pese a su buena relación con el menemismo, Matzkin se manifestó en "desacuerdo" con la renuncia del ex presidente y con sus términos. "Menem no participó porque creía que perdía. Esta es la verdad y es muy simple", dijo.

"Kirchner no será débil -replicó ante una pregunta-; débil es el que no participa. Las encuestas daban entre 35 y 45 puntos de diferencia."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.