"Hay que encontrar un arrepentido", dijo Mondino