"Hay que subir los aranceles a Brasil"

Evitaría la devaluación del argentino Dijo que hay que hacer un rápido canje de la deuda Consideró que el FMI debería apoyar al país apenas se apruebe el presupuesto Pidió respaldar a los bancos nacionales
(0)
27 de diciembre de 2001  

Una vez más, Cavallo apuntó a Brasil. El ex ministro dijo que hay que cobrarle al principal socio de la Argentina los mismos aranceles que al resto del mundo para evitar que la tercera moneda se deprecie como el real. Además, consideró que el Fondo Monetario Internacional (FMI) debería girar dinero nuevamente a la Argentina apenas se apruebe el presupuesto 2002.

- ¿La emisión de otra moneda no es una devaluación encubierta?

-La nueva moneda no necesita desvalorizarse mucho si la emisión responde a las necesidades de la economía real y no se descontrola. En cambio, hay una cuestión relativa al Brasil, porque la gente teme que la nueva moneda se desvalorice como el real. En un momento dramático como este, la Argentina debe exigirle a Brasil que colabore y la mejor forma de hacerlo es admitir que, hasta que haya una moneda común, se apliquen los mismos aranceles que al resto de los países. Nosotros hicimos esta propuesta a Brasil y lamentablemente no obtuvimos respuesta.

-Se habla de desabastecimiento y de un fuerte mercado paralelo.

-Eso se va a poder evitar si se avanza rápido en la reestructuración de la deuda y se corta al mínimo el período del default.

Como las reservas están prendadas para respaldar la base monetaria, los acreedores van a decir que si no se paga afuera, tampoco debería pagarse adentro, con lo cual se provocaría una devaluación del peso. Pero eso no puede ocurrir si no hay apoyo del FMI y de los organismos de crédito.

-¿Puede haber apoyo del FMI para un gobierno de transición?

-El gobierno de Rodríguez Saá lo puede lograr si el Congreso le vota el presupuesto, ya que el FMI podría completar la revisión del programa y disponer de los desembolsos pendientes.

-¿El FMI ayudará a un país que acaba de declarar un default?

-El FMI debía darse cuenta de que mientras más demorara los desembolsos pendientes, más se corría el riesgo de que la Argentina entrara en default.

- ¿Qué pasará con el sistema financiero local?

-Hay que apoyar a los bancos nacionales, porque sería muy malo que cualquiera de ellos cayera, ya que significaría problemas para los ahorristas.

-¿La sociedad va a volver a confiar en los bancos?

-Si se le mantiene el valor de su ahorro y la plena disponibilidad de sus ahorros, la gente va a volver a confiar. El corralito se hizo para preservar el ahorro de la gente, pero éste se puede movilizar.

-Pero la gente tenía un gran malestar por no poder contar con el efectivo que quisiera. ¿No fue un error restringir el manejo del dinero en efectivo?

-Eso causó muchas molestias en la gente, pero fue una medida que no pudimos evitar, porque si no la gente hubiera perdido todo su ahorro. Fue una medida que lamentamos, pero fue ineludible y la gente lo va a entender en el futuro si se le mantiene el valor.

-¿No son señales malas emitir una nueva moneda y hablar de un millón de empleos mientras no hay fondos?

-La moneda no convertible ya ha sido creada. De lo que se trata es de administrar bien esa moneda no convertible y aplicarla a contratos futuros que sean voluntariamente pactados, no los del pasado. Y respecto de las medidas sociales, todo gobierno trata de resolver las situaciones más angustiantes y para eso necesita recursos. Lo importante es reducir la burocracia y bajar el gasto político.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.