Hebe de Bonafini, al Papa: "¿Dónde estaba Dios cuando arrojaban vivos a nuestros hijos al mar?"