Heller e Ibarra, otra fórmula porteña