Hermanas. Pasaron de una carrera tradicional a dedicarse a la música electrónica

Crédito: Gustavo Correa.
Nathalie Jarast
(0)
6 de enero de 2020  • 14:47

"Ahí vienen las Fracchia", dicen sus amigos. Las hermanas Luciana (Lula, 30) y Florencia (Flor, 28) Fracchia siempre fueron percibidas como un todo. Compartían colegio, club e incluso la misma mejor amiga. De chicas, en Quilmes, jugaban a mezclar canciones y grababan casetes. En la adolescencia, si ellas no se encargaban de la música para las vacaciones, no había nada para escuchar. "Fue innato. Estábamos más tiempo en Musimundo que en una juguetería", asegura Flor.

De ese apodo derivó Le Frak , el nombre de la empresa de música electrónica que crearon como DJ y dirigen juntas desde hace seis años. "Yo quería ser DJ antes de saber qué hacía un DJ", confiesa Lula, que estudió Arquitectura por mandato familiar, aunque siempre supo que no iba a ejercer. A los 14 comenzó a formarse con un profesor que la introdujo en el mundo del house. Flor también compartía esos intereses, pero estudió Contabilidad, porque en su casa se esperaba que hiciera una carrera tradicional.

El emprendimiento nació cuando un amigo les propuso musicalizar una fiesta para 350 personas. A partir de ahí las empezaron a llamar de bares y boliches para tocar. "Se dio orgánicamente. Lula estudiaba y yo trabajaba en un estudio contable. Estuve tres años ahí, mientras tocábamos y viajábamos, porque al principio te pagan muy poco", relata Flor.

A los seis meses de esa primera fecha, lo que había comenzado como un hobby se transformó en su emprendimiento. "Tuvimos un festival en Paraná, al que fueron 80 mil personas, y tocamos en el escenario principal -explica Lula-. Fue una bisagra. A partir de ahí decidimos dedicarnos a Le Frak profesionalmente". Cuando lograron tener un sustento económico y una proyección de ingresos, dejaron sus carreras diurnas.

Flor hace de mánager y lleva adelante las redes, mientras que Lula está más en el estudio con la producción. " Al principio nos enojábamos. Pero entendimos que cada una tiene su rol", cuenta Lula, y Flor señala: "Lo bueno es que, al ser hermanas, nos podemos decir todo. Hay una confianza distinta a la de una amiga o una socia. No podría estar en una sociedad con otra persona que no fuera mi hermana".

Hoy con Le Frak tocan en Argentina, Chile, Uruguay, Brasil, Bolivia, Perú, México y España. "Nuestro sueño era tocar en Pachá Ibiza. Cuando llegamos, no lo podíamos creer. Ya vamos por la tercera temporada -relatan-. Está bueno porque siempre es un desafío nuevo".

Además de DJ, también se dedican a producir su propia música. Llevan 14 EP publicados. "Las presentaciones nos inspiran. Pensamos lo que le hace falta al set y se nos ocurre cómo hacerlo. Los meses que estamos afuera son muy inspiracionales. Tocamos menos y podemos escuchar a muchos artistas. Después de cada viaje, vuelve un nuevo Le Frak", aseguran.

Crédito: Gustavo Correa.

¿Cómo lo hicieron?

  • " Comenzamos a la par de nuestras carreras 'de día'. Al principio el trabajo era inestable y era difícil calcular los gastos e ingresos. Al tener más fechas y eventos, tuvimos que profesionalizarnos. Con el sueldo de contadora de Flor compramos los primeros equipos. Cuando logramos contratos con marcas durante todo un año, empezamos a pensar que esto era sustentable, ya no tan volátil. Después de tres años, pudimos lograr estabilidad económica y dedicarnos 100% a Le Frak".
  • " Nos ayudó un booker para ponerle precio al trabajo que hacíamos. Empezamos dentro de una agencia de DJs. Ellos ponían el valor por evento y reservaban fechas. Nos presentaron todo un negocio, una metodología, que nosotras no conocíamos. Aprendimos cómo manejarnos, que las fechas se tienen que señar, cuánto vale el trabajo".
  • " Hacemos todo nosotras. Cuando la agencia cerró, nos quedamos sin los boliches de residencia. Tuvimos que armar por nuestra cuenta una nueva cartera de clientes. Hoy no tenemos booker. No nos gusta tercerizar nada, estamos encima de todo".
  • " Buscamos diferenciarnos de lo que había. Cuando arrancamos, muchas famosas o modelos se ponían a tocar un set armado, pero no eran realmente DJ, las llamaban porque eran lindas. Nosotras nos capacitamos, estudiamos, siempre fuimos genuinas con lo que sentimos y nunca intentamos ser otra cosa".
  • " Empezamos a salir, a hacer contactos y a conocer cómo era realmente la industria. De Ibiza no nos llamaron, sino que nosotras lo fuimos a buscar. Porque llegó un punto en el que decíamos: ¿Qué más hay de esto?. Nos sentíamos con un techo. Fuimos a Ibiza y aprendimos muchísimo, porque es la meca de la industria".
  • "No buscamos ser influencers, sino mostrar con las redes nuestro trabajo. Invertimos mucho en fotógrafos, filmar. Intentamos que de cada presentación haya un registro. Es nuestra carta de presentación. Para poder llegar a una disco en Misiones ya no es suficiente un DJ que te recomiende, lo tienen que ver con sus propios ojos. Por eso pensamos las redes como un fiel reflejo de nuestra presentación y de nosotras".

Los consejos de Lula y Flor

  • Salí a buscar las oportunidades. Podés ser la mejor DJ, pero si tocás solo en tu casa, no te va a escuchar nadie. Tenés que salir a buscar fechas y estar en el ambiente, escuchar música, otros DJ, de todo. No sirve quedarte encerrada.
  • Sé profesional. Hay una delgada línea entre ser profesional y pasarla bien. Si bien está bueno mostrarse divertida, siempre tenés que tener un ojo atento al resto. Si a alguien se le cae un trago en los equipos o si apretaste un botón que no era, se corta la música y se arruina tu trabajo.
  • Empezá mientras tenés un ingreso fijo. Si solo dependés de la fecha para comer, podés cerrar eventos que no te sirven a nivel artístico. Por eso, lo mejor al principio es tener un trabajo que te dé un sustento, mientras pintás tus cuadros, hacés tu música, hasta que el emprendimiento esté más asentado.
  • Generá un vínculo con el público. Las redes son un termómetro. Si tenés muchos mensajes lindos, significa que a la gente le gustó lo que hiciste. Pero también hay que escuchar las críticas. Si tenés más de un público, armá posteos direccionados para cada cliente.

En números

  • US$ 7000 fue la inversión inicial en equipos.
  • $100.000 facturan en promedio mensualmente.
  • 12 eventos suelen musicalizar al mes. Pero pueden tener hasta 5 por fin de semana.
  • 3 años tardaron en dedicarse exclusivamente al emprendimiento.
  • En 8 países tocaron hasta ahora.
  • 80.000 personas las escucharon en su evento más grande.

Minibío

  • Nombres: Luciana y Florencia Fracchia.
  • Profesiones: contadora y arquitecta, respectivamente.
  • Desafío cumplido: crearon su propia empresa como DJ de música electrónica.
  • Más info: IG: @djlefrak.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.