Hernán Lombardi: "Ya probamos ver el mundo como amenaza y no nos fue bien"

El jefe de la Unidad Técnica G-20 brindó detalles de la cumbre de líderes y diferenció el rumbo de la política exterior con respecto al kirchnerismo
El jefe de la Unidad Técnica G-20 brindó detalles de la cumbre de líderes y diferenció el rumbo de la política exterior con respecto al kirchnerismo Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli
Alan Soria Guadalupe
(0)
20 de noviembre de 2018  

Entre las reuniones y las llamadas permanentes que caracterizan en el Gobierno el vértigo de la víspera de la cumbre de líderes, el coordinador de la Unidad Técnica G-20 , Hernán Lombardi , recibió a LA NACION en sus oficinas del CCK. El funcionario insistió en remarcar la dimensión del encuentro, destacó que la seguridad es un tema central al que se le "presta atención permanentemente", brindó detalles sobre las restricciones a la circulación y reiteró que para el macrismo el multilateralismo es el camino. "Probamos ver el mundo como amenaza y no nos ha ido bien", dijo.

-¿Por qué es importante el G-20 para la Argentina?

-Estamos frente a una enorme oportunidad para el conjunto de los argentinos. Es la prueba palpable de la gran relación madura que la Argentina construyó con la comunidad de naciones en la diversidad de la escena mundial. Se trabaja muy intensamente en la Jefatura de Gabinete, la Cancillería y los sherpas en los consensos que se lograron en estas más de 70 reuniones que hubo en todo el país con impacto económico en diez provincias. Además, el país no tiene memoria de tal cantidad de encuentros del presidente con líderes del mundo en 72 horas y seremos el escenario donde se den reuniones claves, como las del presidente [Donald] Trump con Xi [Jinping] o con [Vladimir] Putin.

-Uno de los objetivos es lograr una declaración que muestre más consensos que diferencias, pero eso no está garantizado. ¿Será un fracaso si no se logra?

-No. La presidencia temporaria de la Argentina se puede poner como objetivo buscar consensos, ofrecer un escenario amigable y seguro, pero después todo depende de la situación mundial, que es compleja. Los líderes tienen la última palabra. Nosotros somos facilitadores.

-¿Por qué le tiene que importar el G-20 a un ciudadano de a pie?

-Toda la Argentina es un país tradicionalmente muy bien vinculado con el mundo. Las posibilidades que brinda la relación con el mundo permiten aprendizajes permanentes. Los argentinos hemos probado otros caminos, el de vivir el mundo como una amenaza, y no nos ha ido bien. Un enorme consenso alrededor de las oportunidades que ofrece el mundo va a tocar al ciudadano de a pie también. Además, cada elemento que ves en los debates está vinculado a cómo nos proyectamos hacia el futuro. Eso toca a todos los ciudadanos , a los jóvenes.

-¿Cree que la cumbre le traerá un rédito político al Presidente?

-El Presidente se caracteriza por no hacer cálculos de rédito político de corto plazo. Nunca los ha hecho. Pero si la visión de una mayor integración con el mundo nos acerca a nuestros objetivos estratégicos (reducir la pobreza, construir mayor diálogo entre los argentinos y combatir el narcotráfico), sí, por supuesto. Pero no es un rédito político táctico, sino un rédito en cuanto a que la visión de largo plazo se consolida y será mejor para todos los argentinos.

-¿Cuánto costó la cumbre?

-Como cada vez que se hacen grandes eventos vamos a publicar el número y habrá un ahorro significativo respecto de las cifras que estuvieron circulando. La austeridad es un denominador común en la organización.

-¿Qué significa que la cumbre será austera?

-Macri encomendó cuidar cada peso que tenemos. Se va a notar en muchísimos costos que la organización asumió y en los que no asumió. Hay cuestiones de logística en que se ahorró dinero, pero siempre cuidando la excelencia de la organización.

-¿Cuánto preocupa la seguridad de la cumbre?

-Le prestamos atención en forma permanente. Brindar la seguridad máxima es parte de la misión que tenemos y que la ministra Patricia Bullrich encaró con éxito. Acá hubo durante todo el período de organización lo que se llaman "visitas de avanzada": todos los países tuvieron sus visitas. Al ser organizadores, propusimos como equipo G-20 un esquema de seguridad que fue chequeado y rechequeado y ahora tiene ajustes en función de los resultados de esas conversaciones.

-¿Y las movilizaciones antiglobalización?

-Hay muchas contingencias y esa es una. Si alguien tiene algo para decir, lo podrá decir.

-¿Los ataques anarquistas están vinculados a la cumbre o no?

-Todo está bajo la investigación. Nosotros prestamos atención a cada situación que se suscita.

-¿Qué tan intransitable estará la ciudad?

-Somos conscientes de que generamos algunas molestias. Durante los dos días [el 30 de noviembre y el 1º de diciembre] la circulación en el corredor Parque Norte, Aeroparque, Costa Salguero y Puerto Madero va a estar muy restringida. También habrá restricciones fuertes y severas en la avenida 9 de Julio, en Recoleta y el transporte. Pero el operativo está pensado para causar las menores molestias posibles a los ciudadanos. El 29 habrá restricciones también, pero se va a facilitar que la gente pueda salir de la ciudad después del mediodía. Estamos frente al evento más importante de la historia moderna en términos de liderazgo y eso requiere brindar un escenario seguro a todos nuestros visitantes.

-¿Qué opina de la contracumbre?

-Todo lo que sea brindar opiniones de forma pacífica es un derecho. Obviamente, mis opiniones políticas no comparten lo que declaman.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.