Hong Kong, “la otra Malvinas” que el Reino Unido devolvió