Horacio Rodríguez Larreta vinculó el allanamiento a la barra de River con el ataque al colectivo de Boca

El jefe de Gobierno porteño habla luego de la suspensión de la final de ayer por la agresión de hinchas de River contra un micro de Boca
El jefe de Gobierno porteño habla luego de la suspensión de la final de ayer por la agresión de hinchas de River contra un micro de Boca Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sánchez
(0)
25 de noviembre de 2018  • 13:34

Luego de la suspensión de la final de ayer la agresión de hinchas de River contra el micro que trasladaba a la delegación de Boca, el jefe de gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta dijo que los incidentes estuvieron vinculados con el allanamiento en la vivienda de una de los líderes de la barrabrava del club de Núñez, en el que la policía incautó diez millones de pesos y 300 entradas para el superclásico.

Además, señaló que ordenó investigar "a fondo" cuáles fueron las fallas en el operativo de seguridad, que estuvo a cargo de la Policía de la Ciudad. "Le pedí al ministro [Martín Ocampo, de Seguridad] que vaya a fondo en la investigación, haciendo un sumario para determinar las responsabilidades y ver qué se podría haber hecho mejor", aseveró.

Larreta brindó una conferencia de prensa acompañado por el vicejefe de gobierno porteño, Darío Santilli, y el ministro coordinador, Felipe Miguel.

"Esto esta relacionado con el episodio del día anterior [el allanamiento a la barra]", dijo el funcionario. "Ahí está el problema. 300 personas que antes entraban a la cancha, ayer no pudieron entrar y fueron los protagonistas de todos los desmanes alrededor de la cancha, que incluyeron las pedradas al ómnibus de Boca", añadió.

Y pidió que la Justicia investigue quién le dio las entradas a la barra de River. "No hay que generalizar. Acá el problema son las barras que son los que generan estos incidentes", dijo. Y agregó: "Son mafias que están enquistadas en el fútbol hace más de 50 años".

La conferencia tuvo lugar luego de que la Conmebol decidiera postergar el partido por la presentación formal de Boca en la que sostuvo que no estaba en igualdad de condiciones para jugar el partido por las heridas que sufrieron varios de sus jugadores.

El partido fue suspendido después de que un grupo de hinchas apedreara el micro que trasladaba a la delegación de Boca, provocando heridas a varios futbolistas. El capitán Pablo Pérez y el juvenil Gonzalo Lamardo debieron ser trasladados a causa de la agresión a un centro médico y no recibieron los permisos para jugar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.