Por el paro, empleados del Alvear durmieron en el hotel para poder atender a los invitados del Consejo de las Américas