Hubo seis muertos por los saqueos

Uno tenía 15 años y dos son mujeres
(0)
20 de diciembre de 2001  

Seis muertos, un herido de gravedad, cerca de mil detenidos y centenares de heridos es el saldo, al cierre de esta edición, de los saqueos que afectaron ayer a casi todo el país.

Dos de las víctimas murieron a manos de comerciantes –uno de ellos chino– en Libertad y en Villa Fiorito, cuando intentaron ingresar a saquear. En Santa Fe las víctimas fueron tres, uno en la capital provincia, y los otros dos en la ciudad de Rosario, donde los saqueos fueron especialmente duros y violentos. En tanto, en la ciudad rionegrina de Cipolletti, una manifestante murió al ser alcanzado por las balas de un propietario.

Las víctimas son Diego Avila, de 24 años, que murió en Villa Fiorito, y Cristian Eduardo Lejembre, de 20 años en Libertad, Merlo; Sandra Ríos y Claudio Lopratti, de 36 años, cocinero del barrio Las Flores, ambos de Rosario; Miguel Angel Passini, de 15 años en la ciudad de Santa Fe y Elvira Abaca, de 42 años, que recibió un disparo en la espalda, en Cipolletti, Río Negro.

En esa provincia, anoche una enfermera del hospital Fernández de Cipolletti indicó que la guardia estaba desbordada “por la cantidad de heridos de bala y de armas blancas”.

Lo que no se pudo establecer por medio de las autoridades fue el número total de detenidos en todo el país, ni la cantidad de comercios asaltados, pero sí que en la provincia de Buenos Aires hubo 39 policías heridos y 352 detenidos.

Lopratti murió cuando era trasladado desde el hospital Carrasco al de Emergencias Clemente Alvarez, para ser intervenido quirúrgicamente.

El director de este centro asistencial, Carlos Toni, señaló que el joven había sido derivado de otro establecimiento del sudoeste de Rosario, a donde ingresó con un balazo en la tráquea, y murió cuando era operado.

También en el hospital de Emergencias se encuentra muy grave Graciela Acosta, integrante de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) de la vecina ciudad de Villa Gobernador Gálvez.

En 1989, cuando gobernaba Raúl Alfonsín, la represión por los saqueos se cobró 14 víctimas, la mayoría de los cuales murió a manos de los propietarios de los supermercados que resistieron los asaltos.

Los casos más dramáticos de entonces se registraron en el Gran Rosario, una zona de villas de emergencia muy castigada por la pobreza.

De allí salieron los primeros saqueadores de la provincia de Santa Fe, desmanes que duraron varios meses, pero que recrudecieron en el mes de julio.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.