Ibarra: la política se puede mejorar desde el Gobierno

Tomó distancia del proyecto de Alvarez
(0)
29 de octubre de 2000  

Desde su sillón de jefe del gobierno porteño, Aníbal Ibarra no es sólo el único dirigente del Frepaso con un alto cargo ejectutivo sino que desde se desató la crisis política en el oficialismo aparece como uno de los referentes de esa fuerza que insiste con mayor firmeza en la necesidad de salvar la Alianza.

"Reivindico los ideales que nos llevaron a juntarnos y a ganar la confianza de la gente. Hay que superar las peleas y actuar. Desde posiciones de Gobierno se puede cambiar la vieja política", señaló ayer, en un diálogo con La Nación , en el que defendió airadamente a la coalición y tomó distincia del movimiento social apartidario que lanzará el líder del Frepaso, Carlos "Chacho"Alvarez.

La decisión del ex vicepresidente de abrir un camino alternativo en su carrera causó durante la semana versiones sobre malestar en la fuerza que lidera y versiones que presagiaban hasta una posible fractura. Ibarra aseguró que el Frepaso no corre peligro y pronosticó que Alvarez nunca abandonará los canales de la política partidaria. Tras llegar de una visita relámpago a San Pablo, Brasil, Ibarra afirmó a La Nación que "a partir de ahora" la fortaleza del Gobierno y de la Alianza "se medirán según los resultados", y consideró que la coalición oficialista "no podría sobrevivir" a una incorporación al gabinete de Domingo Cavallo, el ex ministro de Economía, con quien compitió mano a mano en mayo último.

-¿Apoya el proyecto de Alvarez de crear un movimiento alejado de la estructura partidaria?

-Coincido con el diagnóstico de que hay personas desencantadas con la política y es necesario convocarlas. Pero también digo que hay que defender lo que se construyó. Para generar cambios estructurales en un estado de derecho es necesario vincularse a la política partidaria. Desde posiciones de Gobierno se puede reivindicar las ideas fundadoras de la Alianza y pelear por una política mejor.

-Usted entró en la política de partidos desde un sector independiente, ¿imagina que Alvarez hará el camino contrario?

-No. Hay que dejar pasar el tiempo y que cada uno encuentre su lugar. Nadie se imagina a Chacho fuera de la política partidaria. Porque es un gran estratega político. Nunca estuvo alejado de la realidad.

-¿Cree que se irá del Frepaso?

-Por la importancia de Chacho y por lo que ocurrió con su renuncia, creo que simplemente quiere construir espacios distintos. En el Frepaso no hay inquietud ni temor.

-Pero el inminente lanzamiento del "movimiento" de Alvarez causó malestar en la fuerza...

-Después de su renuncia él buscó atraer desde su fortaleza política a quienes tradicionalmente no se convoca. Eso es válido mientras defendamos esto que hemos construido con tanto esfuerzo. Es necesario sostenerse desde lo construido.

-Entonces, ¿lo que hizo Alvarez es voltear lo construido?

-No. No son cosas que se contrapongan, por lo que se sabe hasta ahora él no se está yendo del Frepaso ni de la Alianza y reivindica las ideas que siempre defendimos.

-¿Cuándo les avisó su proyecto?

-En la primera reunión después de su renuncia. Ahí tiró la idea, que después fue delineando. Después no se habló mucho más porque es algo que va más allá del partido.

-¿Pero durante la semana se conjeturó hasta sobre una eventual ruptura del Frepaso?

-No, por favor. Hay una suerte de debate interno, que es necesario. El líder de una fuerza ya no está más en la vicepresidencia y eso es un cimbronazo en la Alianza y en el Frepaso también. Pero pienso que debemos defender el proyecto de la Alianza y el nuestro papel en ella.

-¿Todo elFrepaso coincide?

-Quizá con matices, pero la gran mayoría de los dirigentes sí.

-Hace unas semanas usted dijo que la Alianza estaba resquebrajada, ¿cómo la califica ahora?

-Pasó una fuerte crisis. Ahora la fortaleza de la Alianza estará ligada a los resultados que obtenga el Gobierno.

-¿Puede la Alianza volver a mostrar una imagen de unidad?

-Hace falta compromiso y voluntad política, que existen. Hay que ratificar el proyecto y analizar resultados. Si algo de eso falla lo que hicimos no va a servir de nada.

-¿Qué siente cuando se habla de un posible ingreso de Cavallo?

-No creo que se dé pero la Alianza no resistiría esa situación. Sería un cambio de rumbo muy fuerte. Es paradójico que quiera aparecer como solución a problemas que el ayudó a generar. Como él hizo el pozo algunos piensan que habría que llamarlo para que diga cómo taparlo.

-¿Qué señal piensa que debe dar el Gobierno?

-Dedicarse a gobernar y olvidar los conflictos internos.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.