IBM-Banco Nación: Bagnasco indagará a ejecutivos en EE.UU.

Sospecha que sabían de las irregularidades del contrato
Sospecha que sabían de las irregularidades del contrato
(0)
23 de agosto de 2000  

El juez federal Adolfo Bagnasco viajará en las próximas semanas a los Estados Unidos para interrogar como testigos a dos ejecutivos de la casa matriz de IBM.

Bagnasco está a cargo del caso IBM-Banco Nación, un escándalo que estalló hace seis años y en el que se investigan las irregularidades de un contrato informático por 250 millones de dólares entre la filial argentina de la multinacional y el organismo oficial.

Procesamientos

En ese expediente, procesó a varios ejecutivos de IBM-Argentina por cobrar un sobreprecio en ese contrato.

Bagnasco también procesó a varios ex directores del ente oficial, a quienes les amplió ese mismo delito y, meses después, les amplió el procesamiento por el supuesto delito de cohecho, cuando descubrió las coimas que estaban depositadas en distintas cuentas abiertas en bancos suizos.

Sin embargo, nunca pudo indagar a Steve Lew ni a Peter Rowley, dos ejecutivos de la casa matriz, de quienes Bagnasco sospechó que estuvieron al tanto de las irregularidades del contrato investigado.

Dos ejecutivos esquivos

Si bien los citó a prestar declaración indagatoria en dos oportunidades e incluso pidió la captura internacional de ambos, aquéllos nunca se presentaron a declarar.

Mientras tanto, el resto de la investigación siguió avanzando con varios procesamientos, que fueron confirmados por la Cámara Federal y, ahora, el expediente está cerca de pasar a la etapa de juicio oral.

Quizás, ante la alternativa de que aquellos dos ejecutivos norteamericanos nunca declarasen, Bagnasco, con la ayuda del ministro de Justicia, Ricardo Gil Lavedra, llegó a un acuerdo con el Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

Capturas sin efecto

En virtud de esas largas conversaciones, Bagnasco resolvió dejar sin efecto los pedidos de captura que había librado respecto de Rowley y de Lew, y tiene previsto viajar a ese país, posiblemente en septiembre u octubre, para interrogar a ambos hombres como testigos, en dos declaraciones que pueden ocupar varios días.

En el juzgado, donde ya tienen listo un extenso cuestionario con más de 170 preguntas para Rowley y Lew, se espera que éstos, si bien no quedarán incriminados, puedan aportar datos para cerrar la causa.Pero no se conocerán cuentas nuevas.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.