Para la Iglesia "es imposible que los narcos se instalen en el país sin el visto bueno de funcionarios"