Iglesias reclamó una renovación partidaria

El gobernador de Mendoza pidió "pasos al costado" en la UCR; elogió a López Murphy y a Carrió
Jaime Rosemberg
(0)
2 de mayo de 2003  

El gobernador de Mendoza, Roberto Iglesias, no duda: la única forma de recuperar a la UCR luego de la histórica derrota electoral del domingo último debe pasar por renovar la dirigencia partidaria. "Me hubiera gustado que los responsables de este desastre hubieran dado un paso al costado", dijo el mandatario mendocino.

Desde su despacho en la sede porteña de la Casa de Mendoza, Iglesias apuntó su mira hacia tres dirigentes: afirmó que el ex presidente Raúl Alfonsín "cumplió un ciclo", y que Angel Rozas y Leopoldo Moreau son parte de un "partido autista, que no escucha a la gente". El gobernador, acusado de apoyar a Ricardo López Murphy en su provincia, reconoció que "todos tuvimos una cuotaparte" en la derrota, pero insistió en que "la culpa es de quienes, en vez de abrir el partido, expulsan a la gente capaz, que se queda con nuestros votos".

-¿Le sorprendieron los resultados de las elecciones?

-No. Esto lo vengo anunciando desde hace tiempo. Esto es consecuencia de muchos errores: el pacto de Olivos, donde empieza a desdibujarse la UCR; el gobierno de De la Rúa, la alianza con el duhaldismo, todos errores graves. En las elecciones internas perdimos una de nuestras banderas históricas: la transparencia.

-¿Quienes son responsables?

-Uno de los grandes culpables fue nuestro candidato (Por Moreau) pero no fue él quien nos hizo perder. Decir que perdimos por De la Rúa también es una barbaridad, que no tiene asidero. Con otro candidato nos hubiera ido un poco mejor, pero esto viene desde hace bastante tiempo.

- ¿Qué culpa tendría Alfonsín?

-Es obvio que ha tenido una ascendencia muy fuerte sobre el partido, y tomado decisiones trascendentes. Pero nunca se me ocurriría la osadía de decir que se tiene que desafiliar, sí que tiene que dar un paso al costado en la gestión política. La dirigencia no puede seguir para siempre. Quienes han tomado decisiones por el partido deben apartarse de la conducción.

-¿Lo dice por Angel Rozas?

-No quiero dar nombres, pero la conducción debería dar pasos al costado.

-¿Por qué no fue a la reunión del comité nacional?

-Porque estoy preparando mi discurso ante la Asamblea Legislativa (que fue ayer) pero también porque me parece totalmente inconducente. Tenemos intendentes, gobernadores, legisladores en todo el país que están esperando un gesto: o el radicalismo cambia o se muere. Me hubiera gustado que quienes tuvieron algo que ver con todo esto dieran un paso al costado.

-Se lo acusó de jugar por Ricardo López Murphy el domingo...

-Esto es lo que dice un sector, autista y necio, que encabeza Moreau y que cree que se pueden solucionar las cosas echando gente. Este partido autista expulsó a dos figuras que hoy se llevaron la mayor cantidad de votos. Mendoza no tuvo un tono distinto a todo el país, pero aquí tuvimos mejor porcentaje que en el resto del país. Además, si pierdo en mi municipio me tengo que ir.

-En su provincia ganó Rodríguez Saá...

-Todos tenemos nuestra cuota parte. Tal vez mi error fue no plantarme con mayor convicción en contra de lo que se estaba haciendo, y hoy estaríamos en otra fuerza, como Carrió y López Murphy.

-¿Por qué los radicales deberían quedarse en la UCR, y no irse con ellos?

-La dirigencia debe buscar soluciones: la culpa no es de los que se van, sino de un partido estrecho que no admitió la discusión y echó a dos líderes (por Carrió y López Murphy) que construyeron muy bien alternativas comprendidas por la sociedad.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.